• Cámara al Hombro; El retorno del Ferrocarril del Pacífico: un reto nacional
jueves, 22 de noviembre de 2018 21:03

El retorno del Ferrocarril del Pacífico constituye un nuevo reto para Colombia. Además de la millonaria inversión que se necesita, los trabajadores ferroviarios afrontan una situación catastrófica, porque hace más de 18 meses que no reciben su salario.

Hace poco se anunció, otra vez, la destinación de recursos para el corredor férreo del Pacífico colombiano. Este corredor está en la base del desarrollo desde finales del siglo XIX, del occidente y del centro del país. También es el más extenso, con cerca de 500 kilómetros.

Pero, por los rieles, no pasan locomotoras, no pasan vagones. Están estacionados desde hace un año y medio, aproximadamente, y también, no les pagan a los trabajadores. Ellos permanecen en el limbo, en medio de un escandaloso caso de corrupción institucional, gubernamental, pero también y probablemente de un caso de fraude trasnacional.

La última concesionaria autorizada del ferrocarril es Fenwick Colombia, una subsidiaria de la multinacional Impala, a su vez filial de la trasnacional Trafigura.

Trafigura está en los 5 continentes, es líder en transporte de carga, y uno de los principales operadores de petróleo, metales y minerales a nivel global. En Colombia, continúa operando en Barranquilla, Barrancabermeja, Bogotá (capital) y Sogamoso.

De Cali se retiró de modo abrupto y sin autorización, según las autoridades, violando el convenio, y dejando en el limbo el proyecto y los trabajadores.

Con maromas jurídicas, la multinacional cedió la concesión para evadir una multa de 50 millones de dólares y no perder las concesiones en el resto del país. Hizo la cesión a una empresa incapaz, cuyo capital no supera los mil dólares, además, en quiebra y liquidación.

Una oscura transacción que tiene a los trabajadores del ferrocarril en las actuales condiciones. Oscura ha sido también la historia de adjudicaciones, o, más bien, de negociados alrededor del ferrocarril.

Desde 1989, cuando el Gobierno colombiano privatizó los ferrocarriles nacionales, el del Pacífico ha quebrado 5 veces y en repetidas ocasiones ha cambiado de dueños. Es una historia macondiana de cálculos errátiles, fraudes, inauguraciones embusteras, testaferratos.

De los 3500 kilómetros que llegó a tener la red férrea colombiana, hoy funciona el 10 %. La situación es compleja. Las comunidades y la región desconfían de los reiterados anuncios sin resultados. La detención del Ferrocarril del Pacífico frena las oportunidades de desarrollo.

Juan Alberto Sánchez Marín, Valle del Cauca, Colombia.

xsh/lvs/rba

Comentarios