Estados Unidos, sus ‘’torpedos’’ y la paz mundial