Arabia Saudí: el gran ganador de los ataques a Aramco