Protestas en Chile: un gobierno ciego, sordo, inepto e incompetente