Luksic, el faraón de Chile