Industrias extractivas en Guatemala: un atentado