Ironía de Irán: Técnica de ‘rodilla-en-cuello’ no es nueva en EEUU