Se repite la historia: El Líbano vive la misma batalla campal de Irak