OTAN: ¿semifinal europea según sus “especialistas”?