Guerra civil: seguidores de Trump regresan con sus armas