Guaidó: amenaza “humanitaria” y fábrica de marionetas