• Cámara al Hombro: Brasil cierra 40 000 lechos de hospitales en diez años
viernes, 29 de marzo de 2019 20:47

Un levantamiento hecho por la Confederación de los Municipios en Brasil apuntó que en 10 años perdió 40 000 lechos hospitalarios.

En 2008, el total de lechos en la red pública era de 344 573, pero en 2018, bajó a 303 185. Con la pérdida de miles de lechos, ninguna de las regiones del país alcanza el índice recomendado por el propio Ministerio de Salud. La tasa ideal de camas es entre 2,5 y 3 camas por cada 1000 habitantes, pero el promedio nacional es de 2,1 lechos por 1000 habitantes.

Otro grave problema en el área de salud en Brasil es la concentración de recursos en los hospitales de las grandes ciudades. El estudio indica que, las 26 capitales y el Distrito Federal, que representan un 0,49 % del total de las ciudades del país, recibieron del Gobierno federal 47 % del presupuesto destinado a la salud. Mientras que los otros 5543 municipios, o sea el 99,5 % de los municipios, recibieron el 53 % del presupuesto.

Por primera vez, una auditoría hecha en los hospitales públicos muestra el tamaño de los problemas enfrentados por miles de brasileños. Técnicos del Tribunal de Cuentas de la unión visitaron 116 hospitales del país y llegaron a la conclusión de que el 64 % de los hospitales está siempre arriba de su capacidad.

De acuerdo con expertos, la recesión y la migración de parte de la población a la red pública contribuyeron a aumentar el colapso en la salud en el país.

En el 80 % de los hospitales fiscalizados por el Tribunal hace falta médicos y enfermeros y casi la mitad de estos nosocomios tiene lechos cerrados, precisamente por la falta de profesionales.

Como si los problemas que ya existen fuesen pocos. Recientemente Brasil perdió más de 8000 médicos cubanos que atendían en al menos 1100 municipios en todo el país a través de un programa del Gobierno federal.

El programa "“Más médicos” fue creado en 2013 durante el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff para atender la población de las regiones más pobres de Brasil que no contaban con asistencia médica. Pero con la llegada del nuevo Gobierno de ultra derecha en Brasil, las partes se desentendieron y el programa fue cancelado, afectando a millones de brasileños.

El Ministerio de Salud reconoció el problema y dijo que va a contratar nuevos médicos y llevarlos a las ciudades para atender a una población que necesita del servicio para sobrevivir. Como es el caso de Jose Rinarte que fue diagnosticado hace 7 meses con cáncer del pulmón y hasta el momento no consiguió iniciar el tratamiento por falta de un lecho.

En medio de la entrevista José pide para parar por que el dolor aumentó y ya no consigue hablar. Su esposa María Cristina, casada con él hace 32 años nos cuenta lo difícil que está siendo verlo sufrir y nada poder hacer.

Los hospitales siempre llenos son una reclamación recurrente entre los pacientes de la red pública de salud.

Así como José, millones de brasileños están pasando por la misma situación. Diariamente ellos tienen que enfrentar las longas filas, déficit de funcionarios, además de equipamientos improvisados. Todo para conseguir un servicio médico que pueda salvar sus vidas.

Rony Curvelo, Brasil.

smd/ncl/rba

Comentarios