• Cámara al Hombro: Guatemala invierte menos en educación en la región centroamericana
viernes, 2 de noviembre de 2018 23:36

Guatemala, a pesar de ser la economía más grande de la región y de tener la mayor población de jóvenes, es el país que menos recursos destina a la niñez.

Costa Rica, en cambio, invierte el 5.5 % de su producto interno bruto (PIB) en cuanto a niñez y adolescencia. Aunque la constante ha sido un abandono en temas de educación y bienestar para los y las niñas en 2012 por ejemplo se redujo sustancialmente la cifra de niños que se quedaban en casa e iban a la escuela, luego de la eliminación de programas sociales el fantasma del analfabetismo ha vuelto a golpear la puerta.

Desde 1986 los Gobiernos que han pasado por la casa presidencial a partir la era democrática han hecho muy poco para tratar de enderezar el rumbo del país desde las capas primarias y más vulnerables como la niñez, y este gobierno no es la excepción.

Al compás de los aproximadamente 3 millones de niños que no van a la escuela en Guatemala el lastre de la desnutrición es un factor que acompaña el ya truncado futuro de los niños.

La pobreza y la falta de acceso a la educación van de la mano, a pesar de ser uno de los países que mas crece macroeconómicamente en la región también es uno de los países que más pobres genera, y es que la distribución de la riqueza es por demás desigual y la calidad educativa juega un papel determinante.

Lo que queda para los niños que no tuvieron acceso a educación o a una educación integral solo se puede resumir en dos circunstancias, una es la migración y la otra el crimen organizado o las pandillas.

A pesar de la falta de atención estatal hay organizaciones de carácter privado que intentan suplir las responsabilidades del Gobierno en pro de un mejor futuro para los niños guatemaltecos a partir de la capacitación de docentes quienes son los que tienen en sus manos la formación de las futuras generaciones de profesionales.

Es que en los últimos Gobiernos el sindicato de magisterio, el mas numeroso del país junto al de salud han exigido aumentos salariales aún dejando de dar clases a los pequeños de todo el país.

El sindicato de magisterio ha sido duramente criticado por la generalidad de la población, de hecho hubo padres de familia en comunidades que ya no permitieron que los maestros que se fueron a paro a inicios del año volvieran a dar clases a sus hijos.

Para 2019 el Ministerio de Finanzas Públicas solicitó al Congreso de la República el aumento del techo presupuestario destinado al Ministerio de Educación, sin embargo, de aprobarse tal incremento iría directamente al bolsillo de los maestros quienes exigen un aumento salarial por medio de un pacto colectivo y no a los alumnos de educación primaria.

Miguel Salay, Ciudad de Guatemala.

smd/lvs/mjs

Comentarios