• Cámara al Hombro - El aumento de la pobreza en Reino Unido
miércoles, 3 de mayo de 2017 3:20

Londres es una de las capitales financieras del mundo, pero a pesar de ello, los altos niveles de desigualdad provocan que más de un 20 % de su población viva por debajo del umbral de la pobreza.

William tiene 53 años y lleva 18 viviendo en la calle. Llegó a tener una mujer e hijos, pero esta le echó de casa y se volvió alcohólico. Actualmente vive de las subvenciones estatales en un albergue para mendigos en la zona de Shepherd’s Bush, en la zona oeste de Londres.

Cada día, miles de personas pasan a su lado de camino al trabajo o a realizar sus compras en uno de los centros comerciales más lujosos del país, pero su día a día es muy distinto.

Según el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Índice de Pobreza Humana mide las dimensiones más básicas en que se manifiestan las privaciones: una vida corta, falta de educación básica, y falta de acceso a los recursos públicos y privados.

A nivel de ingresos, esto es el 60 % del salario medio del país.  William tan solo es una de tantas personas pobres que viven en la capital, pero conforme a estos parámetros, más de un 20 % de los londinenses vive por debajo del umbral de la pobreza.

En el año 2015, hasta trece millones quinientas mil personas vivían bajo el umbral de la pobreza en el Reino Unido, y de estas, 3,8 millones de personas lo hacían a pesar de tener un trabajo. Los altos precios de la vivienda, por un lado, junto a los bajos salarios en el sector servicios, son las principales causas de este problema. Una situación que empeora en la capital de una de las principales potencias económicas del mundo.

Hackney es el distrito más pobre de Londres, con una alta tasa de paro, pobreza infantil y escasez de vivienda. Pero no hace falta ir a estos extremos para comprobar cómo la vivienda afecta la vida de los trabajadores con los sueldos más bajos.

Agustín es un claro ejemplo de esta situación. Llegó a Londres hace dos años tratando de entrar en el sector audiovisual. Hoy trabaja en el sector de la comida rápida.

Agustín comparte casa con otras dos personas, en un departamento sin sala de estar. Con un salario que supera por poco las 8 libras por hora del salario mínimo, la vida se complica.

Tras haber tenido una empresa audiovisual en Toledo, Agustín acepta con filosofía esta nueva etapa en la vida. Ha pasado de realizar vídeos corporativos para empresas a preparar el desayuno de los trabajadores en la city de Londres.

akm/anz/rba

Comentarios