• Cámara al Hombro - Adultos mayores de Nicaragua buscan su supervivencia a través de trabajos independientes
domingo, 22 de octubre de 2017 5:16

Mercedes Alvarado tiene 76 años y todos los días viaja unos 30 kilómetros para llegar a Managua, capital de Nicaragua.

Recorre a pie las calles de la ciudad para vender pan. Sus ganancias rondan los cinco dólares diarios, con lo que puede comprar sus alimentos y medicinas para mitigar sus dolencias, producto de la artritis.

En Nicaragua, las cifras del Banco Central reflejan un crecimiento económico estable durante los últimos años. Esto se traduce en la mejoría de condiciones de vida de las familias más pobres, no obstante, hay muchos adultos mayores, que pese a su edad, tienen que trabajar en la calle para sobrevivir.

Mercedes debe trabajar porque no alcanzó una pensión de vejez. La cantidad de semanas cotizadas que acumuló no llegan al requisito que establece la ley.

Contrario a Mercedes, otros adultos mayores, aun cuando reciben la pensión por los años cotizados en el seguro social, decidieron emprender sus propios negocios. Estos ancianos aseguran que lo hacen porque se sienten capacitados para seguir generando ingresos y ayudar con las necesidades de su hogar.

En las calles, algunos ciudadanos admiran la labor que realizan las personas de la tercera edad exponiéndose al sol, el agua y el peligro del tráfico. Otros consideran que los ancianos deberían tener la posibilidad de jubilarse y descansar.

Desde 2007, el Gobierno de Nicaragua impulsa el Programa Amor con la finalidad de educar, proporcionar alimentos, tecnificar y conocer cuáles son las necesidades que enfrentan las personas de la tercera edad, sin embargo, este sociólogo propone al Estado ayudar a los adultos mayores a producir sin que corran peligro.

En Nicaragua, el Código de la Familia, reformado en 2015, establece que los padres mayores de 60 años en situación de extrema pobreza podrán demandar a sus hijos por una pensión alimenticia que puede alcanzar el 60 % de los ingresos, siempre y cuando el anciano haya asumido responsabilidad con sus hijos, en el pasado. No obstante, este diputado asegura que en este país la ciudadanía no conoce de la ley.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el 2016, en Nicaragua la esperanza de vida en adultos mayores se situó en 72 años en los hombres y 78 en las mujeres. Las autoridades del Ministerio de Salud de este país resaltan que las principales enfermedades que afectan a los adultos mayores son las cardiopatías, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la diabetes y la insuficiencia respiratoria.

En Nicaragua, la ley 720 o ley del adulto mayor establece que las personas de la tercera edad tienen gratuidad en el servicio del transporte urbano colectivo.

akm/ctl/msf

Comentarios