• Foro Abierto; Cuba: las sanciones se renuevan
martes, 6 de noviembre de 2018 16:23

La Asamblea General de la ONU ha presentado este mes, como lleva haciendo desde el año 1992, una resolución que exige poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba hace más de medio siglo.

Un total de 189 Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han votado a favor de la resolución. EE.UU. y el régimen de Israel se han posicionado en contra.

Durante su discurso ante la Asamblea General, el ministro cubano de Asuntos Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, aseveró que Washington “ha establecido dictaduras militares y organizó sangrientos golpes de Estado”, ocasionando “millones de muertes” en todo el mundo.

Por ello, “el Gobierno de Estados Unidos no tiene la menor autoridad moral para criticar a Cuba ni a nadie en materia de derechos humanos”, sostuvo el canciller cubano.

Fran Pérez, responsable de Política Internacional de Izquierda Unida (IU), recuerda: “Obama se abstenía en esa votación por las negociaciones y toda la comunidad internacional condena el embargo. EE.UU. e Israel están aislados porque Trump hace caso al senador Marco Rubio y su lobby de Miami. EE.UU. viola los derechos humanos. El índice de desarrollo humano de Cuba, según la ONU, es el séptimo país en América Latina y el 68 del mundo donde hay más de doscientos Estados. El embargo es ilegal, es injusto, muchas empresas de EE.UU. quieren que se levante. Estamos lejos del diálogo y de la normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba a causa de Trump y del senador Marco Rubio. Todo se ha abierto al sector privado”.

Elena Larrinaga, del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, declara: “En Cuba los trabajadores no tienen derechos. El Gobierno cubano ha retirado licencias privadas por miedo a que la gente se empodere. El 57 % de la población quiere acabar con el monopolio del Partido Comunista, político y económico. Cuba tiene un sistema anclado en una economía intervenida, de hace 70 años, con una dictadura férrea. Ese sistema colapsó en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). La gestión económica cubana también es un desastre. Es todo un teatro. Es la 27.ª votación que se hace y ningún presidente puede levantar el embargo. Cuba oculta así el fracaso de un sistema fallido, próximo a la Unión Soviética que subsidiaba la isla. Cuando ese dinero no llega, el fracaso es evidente.”

José V. Carrasquero, catedrático de Ciencias Políticas, denuncia: “En Cuba no se hacen encuestas, sino retórica de una clase política que se ha apropiado del Estado cubano. La gente quiere progresar pero también quiere libertad y poder manifestarse. Las enmiendas de EE.UU. iban en ese sentido. La resolución es propaganda. Porque EE.UU. viola los derechos humanos, eso no le da derecho a Cuba a violarlos también. En Cuba también hay presos políticos. La realidad cubana es de miseria, de gente que no tiene futuro, la población es la misma que había en 1958. El Gobierno cubano es oprobioso; viola los derechos humanos y no es una democracia. Lo paradójico es que sean EE.UU. e Israel los que den la cara por el pueblo cubano”.

José Luis Torremocha, periodista y analista internacional, pondera: “Todos condenan la política coercitiva de EE.UU. Trump ha elevado el nivel de retórica de la Guerra Fría porque hay elecciones. EE.UU. quiere meter a Cuba en su política interna en una jornada de elecciones. El bloqueo es una violación de los derechos. En Cuba hay medio millón de empleos vinculado a la nueva economía privada y un salario mínimo de 30 dólares. Es la quinta reforma constitucional y es cierto que hay dificultades en la economía privada, pero también por las sanciones de EE.UU. contra empresas privadas. El bloqueo perpetúa esa situación, que es una losa para Cuba y para el mundo.”

xsh/anz/rba

Comentarios