• Presidente de EE.UU., Donald Trump, y premier israelí, Benjamín Netanyahu, en una rueda de prensa, Washington, 28 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 29 de enero de 2020 11:23

El movimiento popular yemení Ansarolá denuncia que el llamado ‘acuerdo del siglo’ de Trump es “una violación flagrante” a la soberanía palestina.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, desveló el martes su controvertido plan de 80 páginas que en realidad pretende aniquilar la causa palestina, pues ignora todos los derechos de los palestinos, incluido su derecho al retorno y formar un Estado palestino con Al-Quds (Jerusalén) como capital.

El portavoz de Ansarolá, Muhamad Abdel Salam, ha denunciado este miércoles que Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (AEU) han financiado la implementación del supuesto plan de paz de Trump, que, de hecho, es “una violación flagrante” a la soberanía de los palestinos.

Riad y Abu Dabi, de acuerdo con Abdel Salam, buscan “estabilizar” la ocupación israelí para que se olvide la causa palestina.

El llamado ‘acuerdo del siglo’ de Trump, además constituye un “peligro”, que deben afrontar todos los países de la región del oeste de Asia, empleando todos los medios posibles, ha afirmado vocero de Ansarolá.

El Ministerio yemení de Asuntos Exteriores, a su vez, ha condenado el “injusto” plan de la Casa Blanca, que “es completamente parcial a favor de la entidad sionista” y contra los derechos legítimos de la nación palestina.

 

En un comunicado recogido por la cadena local de noticias Al Masirah, la Cancillería yemení ha hecho notar que el plan de Trump se centra en “la seguridad de Israel”, mientras hace caso omiso a los derechos “legítimos de los palestinos, reconocidos a nivel internacional”.

“Es una violación flagrante a los valores humanos y los convenios internacionales, en concreto, la Cuarta Convención de Ginebra”, se lee en la nota, en que también se pide a los países árabes asumir sus responsabilidades y defender la causa palestina.

Sin embargo, pese a los esfuerzos de Washington y el régimen de Tel Aviv, la implementación de tal plan no pondrá fin a la causa palestina, sino más bien, allanará el camino para “más violencia y más inestabilidad” tanto a nivel regional e internacional, alerta.

La Cartera yemení ha matizado que cualquier plan para solucionar el conflicto palestino-israelí debe basarse en las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU). Además, debe contemplar los derechos fundamentales de los palestinos como el derecho al retorno y fundar un Estado soberano con Al-Quds como capital, añade.

 

Varias organizaciones judías en EE.UU., a su vez, rechazaron el martes el aludido plan, al que describieron de una muestra de “apartheid”, que favorece a “la agenda de los políticos derechistas israelíes” para realizar nuevas anexiones, recalca.

“Es absolutamente claro que el ‘plan’ emitido hoy por la Administración Trump tiene la posibilidad cero para servir como una base para renovar la diplomacia a fin de resolver el conflicto palestino-israelí”, se lee en un comunicado emitido por J. Street.

Alissa Wise, una miembro de Jewish Voice for Peace, a su vez, matizó que la tierra palestina no es de Trump para cederla, ni para el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para “robarla”.

ask/ktg/ftn/hnb