• Extracción de torta amarilla de la mina Saghand en Yazd, centro de Irán.
Publicada: jueves, 8 de abril de 2021 17:02
Actualizada: jueves, 8 de abril de 2021 18:29

La República Islámica prevé producir 40 toneladas de torta amarilla en el año en curso, anuncia la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI).

En declaraciones ofrecidas el miércoles en un programa televisivo con ocasión del Día Nacional de Tecnología Nuclear —que se celebrará este viernes, 9 de abril en Teherán (capital) durante una ceremonia en la que se presentarán 133 nuevos logros del país persa en el campo nuclear— el portavoz de la OEAI, Behruz Kamalvandi, explicó que la producción promedio de torta amarilla en Irán durante los últimos 15 años fue de unas cuatro toneladas anuales.

El año pasado, llegó a un promedio de 37 toneladas y, este año, tenemos planeado producir 40 toneladas”, apostilló el vocero.

De este modo, precisó que Irán produce la mejor agua pesada del mundo en términos de calidad que, además de la industria nuclear, se utiliza en otras áreas clave, incluyendo la industria farmacéutica.

Kamalvandi subrayó que Irán es uno de los países más representativos en el campo del enriquecimiento de uranio: “En la industria nuclear, Irán se encuentra entre los cinco o seis países más importantes del mundo en términos de diversidad de niveles de desarrollo”, aseveró.

 

La OEAI inició el martes la prueba mecánica de la centrifugadora avanzada IR-9, una de las más estratégicas de fabricación nacional, que es 50 veces más potente que el modelo base, IR-1.

Irán ya había comenzado a enriquecer uranio con centrifugadoras IR-2m y luego con una cascada de centrifugadoras avanzadas IR-4, mientras que el acuerdo nuclear de 2015 solo le permite utilizar centrifugadoras IR-1 de primera generación para el enriquecimiento.

Irán toma estos pasos en el marco del acuerdo nuclear, los cuales se deben a la salida unilateral de EE.UU. del mismo convenio, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), así como la negligencia de la parte europea para cumplir con los compromisos adquiridos en el convenio.

Las autoridades persas, por su parte, aseguran que las presiones de la Casa Blanca nunca podrán doblegar a la nación iraní, pero manifiestan que los pasos adoptados, en virtud del artículo 26 y 36 del PIAC, son reversibles y que Teherán volverá a implementar plenamente el acuerdo, si los otros signatarios respetan también el mismo.

msm/ctl/tqi/mrg