• El jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Mohamad Eslami.
Publicada: lunes, 19 de septiembre de 2022 12:55

Irán denuncia las acusaciones de Israel y Occidente en torno al programa nuclear del país persa y, al respecto, objeta la sumisión de la AIEA a dichos infundios.

“Las acusaciones contra Irán las planteó Israel, pero ahora Israel se ha convertido en la referencia a seguir de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA)”, aseveró el domingo el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Mohamad Eslami, durante un programa televisivo.

Conforme denunció Eslami, desde hace 20 años existe una campaña, liderada por el régimen sionista de Israel, en las organizaciones internacionales como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y la AIEA, la cual al final condujo a la imposición de duras sanciones a la República Islámica.

De igual modo, cuestionó el desempeño de la Agencia como un ente internacional por seguir lo dictado por el grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés) que tiene manos manchadas de sangre de miles de iraníes.

 

Eslami destacó que las actividades nucleares de Irán están bajo la supervisión de la AIEA, y señaló que, pese a que solo alrededor del 2 % de la capacidad nuclear mundial está relacionada con Irán, el 25 % de las inspecciones se realiza en [instalaciones nucleares de] Irán.

Por todo, el jefe nuclear iraní urgió a la AIEA y su director general, Rafael Grossi, a proteger el estatus legal del ente.

La semana pasada, Grossi habló de una “brecha de información cada vez mayor” sobre el programa de energía nuclear iraní y pidió explicaciones a Teherán sobre la supuesta presencia de partículas de uranio en tres de sus instalaciones.

Posteriormente, en una reunión de la Junta de Gobernadores de la AIEA, con la participación de 56 países, Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania emitieron una declaración en la que acusaban a Irán de no cooperar con la Agencia.

Teherán pide al ente técnico cumplir con su deber inherente al programa nuclear del país persa y preservar su independencia, neutralidad y profesionalismo.

tqi/ctl/rba