• El director general de la AIEA, Rafael Mariano Grossi, durante su entrevista con Financial Times.
Publicada: jueves, 6 de febrero de 2020 2:45
Actualizada: jueves, 6 de febrero de 2020 3:22

Irán aún no ha aumentado su material nuclear pese a que iniciara limitaciones operacionales en su programa atómico, dice el director general de la AIEA.

El máximo cargo de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Rafael Mariano Grossi, aseguró el miércoles, en una entrevista concedida a Financial Times, que la República Islámica todavía no ha violado el acuerdo nuclear pese a que, a principios del mes de enero, anunciara que daba el quinto paso en cuanto a la reducción de sus compromisos con dicho convenio tras la salida unilateral de EE.UU. del mismo en 2018.

Si bien los iraníes ya no están comprometidos con cumplir su parte del pacto, añadió el alto funcionario del ente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), resulta que, a día de hoy no se han propuesto aún rebasarlo. “Los iraníes han dicho ‘ya no tenemos restricciones’, pero no han hecho nada concreto para ponerlo en práctica”, subrayó Grossi a Financial Times.

El que fuera embajador de Argentina en Austria entre los años 2013 y 2019 dejó en claro también que, mientras los iraníes “continúan enriqueciendo a niveles muy altos y han continuado produciendo en un mayor grado su enriquecimiento”, resulta que aún no lo han hecho a un nivel tan alto que pudiera significar una nueva alarma para el organismo.

 

Tras la salida ilegal de EE.UU. del pacto nuclear, Irán esperó un año, dando una oportunidad al resto de firmantes del acuerdo para salvarlo. Ante la inacción de Europa en adoptar medidas prácticas, el país persa decidió, en mayo de 2019, actuar de manera recíproca y, conforme a los artículos 26 y 36 del mismo pacto, reducir progresivamente algunos de sus compromisos para forzar a sus socios europeos –el Reino Unido, Francia y Alemania– a asumir sus obligaciones. 

En concreto, Irán ha dado hasta ahora cinco pasos para reducir sus compromisos nucleares: primero, suspendió la venta de uranio enriquecido y el excedente de agua pesada —como lo establecía el pacto— y, segundo, aumentó el enriquecimiento de uranio por encima de los niveles acordados en el acuerdo —3,67 %—.

En el marco de su tercer paso en suspender sus obligaciones en el pacto nuclear sellado entre Irán y el Grupo 5+1 —entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— Teherán activó una cadena de 20 centrifugadoras IR4 y de 20 centrifugadoras IR6; mientras que el cuarto paso consistió en alimentar con gas las centrifugadoras de la planta nuclear de Fordo (en el centro), y el último y definitivo quinto paso significó el abandono de las limitaciones operacionales en su programa de energía nuclear, entre ellas, la capacidad de enriquecimiento, el porcentaje de enriquecimiento, la cantidad de material enriquecido, y la investigación y el desarrollo nucleares.

krd/anz/mkh/mrg

Comentarios