• El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, en una rueda de prensa en Washington, 26 de octubre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 10 de enero de 2022 1:30

El Gobierno de Joe Biden está preocupado por la respuesta de Irán al asesinato del teniente general Qasem Soleimani por EE.UU., revela un informe.

El sábado, Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán anunció que, en el marco de la reciprocidad, Teherán sancionó a decenas de funcionarios de la Administración del expresidente estadounidense Donald Trump por su papel en el asesinato del general Soleimani y promover el terrorismo y violar los derechos humanos, lo que constituye una amenaza para la paz y seguridad internacional.

De acuerdo con un informe publicado el domingo por el portal estadounidense Washington Examiner, la Casa Blanca está preocupada por estas sanciones y por el temor de amenazas de venganza por parte de Irán.

Al respecto, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, ha declarado en un comunicado que Washington protegerá a los ciudadanos estadounidenses incluyendo a cualquiera de las 52 personas nombradas en la lista de sanciones de Irán. Es más, ha amenazado a Teherán de “graves represalias” en caso de que ocurre ataques contra dichas personas.

 

Anteriormente, el exsecretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo, quien jugó un papel decisivo en el asesinato del general Soleimani, pidió al Gobierno de Biden que lo protegiera a él y a otros estadounidenses. Sus declaraciones se produjeron después de que el presidente iraní, Seyed Ebrahim Raisi, en el 2.º aniversario del asesinato del general Soleimani, celebrado el martes, pidiera el castigo para Donald Trump y Pompeo, y de todos los involucrados en el acto criminal.

A su vez, el comandante de la Fuerza Quds del CGRI, el general de brigada Esmail Qaani, dejó claro el jueves que si es necesario se preparará el terreno para vengarse de los estadounidenses desde dentro de sus hogares.

Según Washington Examiner, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca ha hecho estas declaraciones en reacción a las recientes posturas de las autoridades políticas y militares de Irán respecto a la venganza del asesinato del general Soleimani.

El teniente general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, junto con Abu Mahdi al-Muhandis, subcomandante de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de Irak, y sus compañeros cayeron mártires el 3 de enero de 2020 en un ataque terrorista perpetrado por EE.UU. en Bagdad, la capital iraquí.

Varias autoridades iraníes y extranjeras han recalcado una y otra vez que la sangre derramada de Soleimani y Al-Muhandis ha hecho que Washington esté a punto de ser expulsado completamente de la región y han asegurado que continuarán su misión de acabar con la destructiva presencia estadounidense en Asia Occidental.

nsh/ncl/hnb