• Misiles iraníes exhibidos durante una exposición en Teherán, capital de Irán.
Publicada: lunes, 10 de julio de 2017 17:03
Actualizada: lunes, 10 de julio de 2017 21:09

Irán mostró su capacidad para proyectar poder en un radio de más de cientos de kilómetros fuera de su terroritorio, indica un instituto israelí.

En un artículo publicado el pasado 7 de julio por el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat (BESA, por sus siglas en inglés), se analiza el ataque con misiles que Irán realizó desde su territorio contra las posiciones del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en la ciudad de Deir al-Zur, este de Siria.

El texto apostilla que Teherán recurrió a esta medida, adoptada en represalia a los dos ataques terroristas perpetrados el pasado 7 de junio por el EIIL en Teherán (capital iraní) –uno contra la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) y el otro, el mausoleo del fundador de la República Islámica, el Imam Jomeini (que Dios le tenga en su gloria) –para exponer su poderío misilístico.

“La República Islámica aprovechó el acontecimiento para enseñar músculo, (fue) un plan diseñado para difundir que es una fuerza a tener en cuenta al mismo nivel que Rusia y EE.UU., que puede proyectar poder a cientos de kilómetros de sus fronteras y posee la firme voluntad de disponer de su propia fuerza para promover sus intereses en la región”, confirma.

La República Islámica aprovechó el acontecimiento para enseñar músculo, (fue) un plan diseñado para difundir que es una fuerza a tener en cuenta al mismo nivel que Rusia y EE.UU., que puede proyectar poder a cientos de kilómetros de sus fronteras y posee la firme voluntad de disponer de su propia fuerza para promover sus intereses en la región”, confirma el BESA.

 

En referencia al tipo de misiles que el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) disparó contra las posiciones de los terroristas en Siria, BESA señala que el lanzamiento exitoso de Zolfaqar evidencia otro cambio que ha aplicado Irán en el campo de batalla.

El misil Zolfaqar, de medio alcance, es un nuevo misil balístico tierra-tierra, fabricado y diseñado por los expertos de la Defensa iraní y fue exhibido en septiembre de 2016.

“Se están utilizando los misiles de tierra-tierra de alta precisión en las Fuerzas Armadas de los países de todo el mundo. Rusia y China disponían de esta clase de armas y ahora se está extendiendo en organizaciones militares occidentales. Cuando un pequeño objetivo puede ser destruido a cientos de kilómetros de distancia pulsando un botón en un cómodo y climatizado refugio, se vuelve cuestionable la lógica de desplegar un avión de 100 millones de dólares con un piloto humano invaluable para hacer la misma misión”, aduce el instituto israelí.

Insistiendo en que hoy en día está desapareciendo la distinción entre la potencia terrestre y la aérea, asevera que algunos países, como Irán y Corea del Norte, abogan por reforzar sus capacidad misilística, en lugar de enfocar en poder aéreo para defender su seguridad nacional.

msm/ctl/tas/rba

Comentarios