• Un hombre sostiene una imagen del periodista Jamal Khashoggi, sugiriendo que su asesinato fue por orden del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud.
Publicada: martes, 19 de enero de 2021 10:50

Un medio de EE.UU. sugiere a Biden desclasificar informes de la CIA sobre la implicación del príncipe heredero saudí en el asesinato del periodista Khashoggi.

En un artículo publicado el lunes por la revista estadounidense Foreign Policy (FP) se insta al presidente electo de EE.UU., el demócrata Joe Biden, que este miércoles tomará posesión del cargo, a desclasificar una serie de documentos en poder de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), que señalarían al príncipe heredero de Arabia Saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, como el autor intelectual del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Khashoggi, un disidente a ultranza de las políticas de la monarquía saudí, dirigida de facto por Bin Salman, fue asfixiado y luego desmembrado el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

En noviembre de 2018, el diario estadounidense The Washington Post reveló un informe, indicando que las investigaciones de la CIA sobre el asesinato de Khashoggi muestran que la orden de asesinar al columnista del referido rotativo fue dada por Bin Salman.

Desde entonces, el Congreso de EE.UU. ha intentado sin éxito forzar a la ya saliente Administración de Donald Trump a revelar los hallazgos de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos sobre los actores intelectuales y materiales del crimen, recoge el informe del FP.

 

Ante este bloqueo ejercido más de tres años por el Gobierno republicano, la columna de opinión urge a Biden a divulgar, nada más juramentar, los informes secretos de la CIA, requeridos por una Comisión bipartidista del Congreso para esclarecer el grado de implicación de todos los responsables saudíes en la muerte de un residente con estatus legal en Estados Unidos.

Por más que han venido insistiendo a Trump, desde las filas demócratas y republicanas del Senado, a que deje de prestar apoyo militar a Arabia Saudí en su campaña bélica lanzada contra Yemen, desde marzo de 2015, y al mismo tiempo, deje de seguir encubriendo a Bin Salman por su implicación en el brutal asesinato de Khashoggi, el magnate neoyorquino, desoyendo todos estos requerimientos, ha estado vendiendo grandes cantidades de armas al régimen de los Al Saud.

krd/ctl/mkh