• Una sesión del Congreso de EE.UU.
Publicada: jueves, 12 de diciembre de 2019 11:16

Diputados estadounidenses dan el primer paso oficial que consolida el apoyo ya expresado de Washington a los disturbios recientemente desatados en Irán.

El Gobierno iraní anunció el 14 de noviembre el aumento de los precios de la gasolina en el marco del racionamiento de la energía. La medida desató una serie de protestas pacíficas en distintas ciudades de Irán. No obstante, grupos de alborotadores se infiltraron en las manifestaciones y, aprovechando la coyuntura, atacaron infraestructuras y propiedades públicas y privadas con el objetivo de afectar y, finalmente, derrocar el Sistema de la República Islámica.

Desde entonces, las autoridades estadounidenses han apoyado implícita y explícitamente a los alborotadores que han dañado los bienes públicos y privados, e incluso causado muertes, en el país persa.

En tal sentido, los diputados estadounidenses han presentado el primer borrador de una legislación para “expresar explícitamente su apoyo de las manifestaciones que sacudieron Teherán (capital) y condenar la respuesta del Gobierno”, según recogió el miércoles el diario The Washington Times.

“Con la resolución, el Congreso envía un mensaje fuerte y bipartidista a la nación iraní de que apoyaremos sus aspiraciones democráticas y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para hacer responsable al Gobierno”, indicó Joe Wilson, representante republicano por Carolina del Sur.

                        

Ted Deutch, representante demócrata por Florida, a su vez, acusó a Teherán de “abusar los derechos humanos”, al cortar los servicios de Internet durante las protestas.

El Gobierno de Irán, no obstante, denuncia que la implicación de EE.UU. en los recientes disturbios en el país constituye un “crimen de guerra” y un “crimen internacional”. Además, la Justicia iraní ha sentenciado a EE.UU. a pagar en total 130 mil millones de dólares para indemnizar los damnificados.

Tras unos días de protestas y actos violentos, decenas de miles de iraníes han salido en varias ocasiones a las calles para expresar su repudio a los actos vandálicos y manifestar su apoyo al poderío y la seguridad del país. Distintos analistas coinciden en que el apoyo de la nación persa al Gobierno tiene raíces en que los iraníes tienen una buena memoria histórica y no olvidan el comportamiento criminal de EE.UU. en su contra.

Hay otros que también han detectado las huellas de revoluciones de colores de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) en los acontecimientos suscitados en el país persa.

ask/ncl/msm/hnb