• Almeida: Lula solo puede ser amparado por presidente del Supremo
Publicada: jueves, 20 de diciembre de 2018 2:29
Actualizada: jueves, 20 de diciembre de 2018 3:19

Lula da Silva debería ser liberado por decisión del Tribunal Supremo de Brasil, pero lo retrasan organizando maniobras para retenerlo en prisión.

Se están haciendo elucubraciones sobre “la posibilidad de la liberación inmediata de Lula porque, por la técnica jurídica, esta decisión (...) debería simplemente ser cumplida, pero lo están retrasando con maniobras, como ya ocurrió la otra vez, cuando Lula recibió una sentencia a favor de su liberación, pero, al mismo tiempo, se organizó una serie de maniobras, incluso movilizando al exjuez Sergio Moro, que estaba de vacaciones en Portugal, una serie de medidas para que Lula no fuera liberado”, manifestó el analista internacional Beto Almeida en una entrevista concedida el miércoles a HispanTV.

La misma jornada, el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, José Antonio Dias Toffoli, suspendió un fallo emitido poco antes por el juez de esa misma corte Marco Aurelio Mello, que abría la puerta a la liberación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Según Almeida, el hecho de que el STF se haya retractado de su decisión de que el expresidente brasileño sea puesto en libertad puede elevar al máximo la temperatura política del país sudamericano y provocar muchas tensiones en la sociedad brasileña.

(Se están haciendo elucubraciones sobre) la posibilidad de la liberación inmediata de (expresidente brasileño) Lula (da Silva) porque, por la técnica jurídica, esta decisión (...) debería simplemente ser cumplida, pero lo están retrasando con maniobras, como ya ocurrió la otra vez, cuando Lula recibió una sentencia a favor de su liberación, pero, al mismo tiempo, se organizó una serie de maniobras, incluso movilizando al exjuez Sergio Moro, que estaba de vacaciones en Portugal, una serie de medidas para que Lula no fuera liberado”, dice el analista internacional Beto Almeida.

 

Desde el punto de vista del analista, el que Lula da Silva permanezca en prisión podría ser parte de un juego político para evitar que el expresidente brasileño participase en la campaña electoral y para que el ultraderechista y presidente entrante de Brasil, Jair Bolsonaro, pudiera hacerse con la Presidencia del país.

Conforme al juez Aurelio Mello, el dictamen era de aplicación inmediata, pero debía ser solicitado por la defensa legal de los detenidos. Esta misma semana, Dias Toffoli aplazó para el próximo mes de abril el debate sobre si los condenados en segunda instancia tienen o no derecho a esperar la sentencia definitiva en libertad.

Lula da Silva, condenado a 12 años de cárcel, todavía está pendiente de apelaciones en tribunales superiores, por lo que la citada medida debería aplicársele.

Fuente: HispanTV Noticias

fmd/anz/fdd/rba