• La presidenta del Partido de los Trabajadores de Brasil, Gleisi Hoffmann, habla durante un acto en Brasilia, 15 de agosto de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 2 de enero de 2019 22:56

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Gleisi Hoffmann, ha asegurado que no temen a las amenazas del nuevo presidente brasileño.

“Todo gobierno sin proyecto necesita un enemigo a ser combatido y nosotros somos hoy el de Jair Bolsonaro, pero no tenemos miedo y vamos a enfrentarlo”, ha expresado este miércoles Hoffmann.

Estas afirmaciones de la presidenta del PT se producen después de que el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunciara que, con su investidura, el país “comenzará a liberarse del socialismo”.

La presidenta del PT ha denunciado, igualmente, que el odio que siente el presidente brasileño hacia su partido, los movimientos populares y el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva “son una expresión de un proyecto que, tomando de asalto a las instituciones, pretende imponer un Estado policial y desgarrar las conquistas históricas del pueblo brasileño”.

Hoffmann, junto a otros parlamentarios de su formación política, decidió no asistir a la toma de posesión de Bolsonaro el martes, alegando que dicho acto marcaba no solo un cambio de gobierno en Brasil, sino también la instalación de un nuevo régimen.

Todo gobierno sin proyecto necesita un enemigo a ser combatido y nosotros somos hoy el de Jair Bolsonaro, pero no tenemos miedo y vamos a enfrentarlo”, ha expresado la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Gleisi Hoffmann.

 

El próximo 14 de enero, la presidenta del PT se reunirá con líderes de la organización política, así como con la cúpula de la Fundación Perseo Abramo y del Instituto Lula, para comenzar a discutir la línea de actuación ante la llegada al poder de Bolsonaro.

En septiembre de 2018, una coalición liderada por el PT interpuso una denuncia criminal en la Corte Suprema de Brasil contra Bolsonaro, quien en unas declaraciones realizadas en el estado de Acre llamó a asesinar a los militantes del partido de izquierdas.

Bolsonaro, acérrimo defensor de la última dictadura militar en Brasil (1964-1985), se ha caracterizado tanto por sus comentarios racistas como por su alineamiento con la política del presidente de EE.UU., Donald Trump.

El exmilitar es conocido como un gran detractor de los gobiernos y partidos socialistas y ha defendido, en distintas ocasiones, el acercamiento de Brasil al régimen de Israel

jrd/anz/fdd/rba

Comentarios