• Mayid Tajt Ravanchi, representante de Irán ante la ONU, durante una entrevista con la cadena estadounidense CNN, 14 de mayo de 2019.
Publicada: sábado, 25 de mayo de 2019 9:48

Irán reitera que no quiere una guerra ni con EE.UU., ni con ningún otro país, pero dice que responderá de manera contundente a cualquier agresión en su contra.

El representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi, arremetió contra la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, por escalar la tensión en el Oeste de Asia, acusando a Irán de ser “responsable de todos los problemas del Oriente Medio” sobre la base de “informaciones falsas”.

En un editorial publicado el viernes en el diario estadounidense The Washington Post, el diplomático persa dijo que el “enfoque de Estados Unidos hacia Irán no tiene claridad ni cohesión. En cambio, la política está impulsada por un antagonismo obsesivo”. Trump, agregó Tajt Ravanchi, se ofrece un día a conversar con Irán y el otro día amenaza a Teherán con una guerra a gran escala.

El representante persa ante la ONU dejó en claro que “aunque Irán no desea la guerra en la región (del oeste de Asia), ni con Estados Unidos ni con ningún otro país, nos enfrentaremos firmemente a cualquier acto de agresión contra nuestro país”.

Aunque Tajt Ravanchi reconoció que el propio mandatario estadounidense no quería una confrontación con Irán, sostuvo que su enfoque contradictorio hacia la República Islámica evita cualquier posibilidad de un diálogo entre las partes.

Aunque Irán no desea la guerra en la región (del oeste de Asia), ni con Estados Unidos ni con ningún otro país, nos enfrentaremos firmemente a cualquier acto de agresión contra nuestro país”, subrayó el representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

 

Irán rechaza un diálogo con EEUU bajo sanciones y coerción

A juicio del diplomático persa, la propuesta de EE.UU. sobre el diálogo con Irán enfrenta tres grandes obstáculos. “Primero, la historia muestra que las conversaciones no pueden ser productivas si se combinan con la intimidación, la coerción y las sanciones. Un diálogo puede tener éxito si ambas partes aceptan el principio de respeto mutuo y luego actúan en un pie de igualdad”, dijo.

El segundo obstáculo es, según Tajt Ravanchi, que el “Gobierno de Trump no habla con una voz unida sobre la necesidad de un diálogo con Irán. Aquellos que están ansiosos por provocar un conflicto están trabajando para sabotear la posibilidad de un diálogo útil y significativo”.

Conforme al diplomático persa, el tercer reto es la retirada, el año pasado, de “Trump del acuerdo nuclear de 2015 sin una buena razón, y pese a la desaprobación de casi toda la comunidad internacional”, ello, suscita, según Tajt Ravanchi, “la preocupación de que cualquier futuro acuerdo pueda enfrentar la misma suerte”.

ftm/ktg/mtk/hnb

Comentarios