• El presidente del Parlamento de Irán, Ali Lariyani.
Publicada: sábado, 16 de marzo de 2019 5:53
Actualizada: sábado, 16 de marzo de 2019 8:45

El presidente del Parlamento de Irán pide una cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo tras dos ataques sangrientos ocurridos en Nueva Zelanda.

Por medio de un mensaje, Ali Lariyani expresó el viernes su profundo pesar por los atentados terroristas registrados el mismo día contra dos mezquitas en Christchurch (en la Isla Sur), en los que murieron al menos 49 personas.

“Este crimen reitera la necesidad de intensificar la cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo y enfatiza el hecho de que la paz y la seguridad no se conseguirán mientras persiste la ideología terrorista”, dijo el máximo legislador persa en el mensaje enviado a su homólogo neozelandés, Trevor Mallard.

Lariyani sostuvo además, que la República Islámica de Irán, como “un país víctima del terrorismo y siendo uno de los que sufrió cuantiosos daños materiales y humanos en la lucha contra el terrorismo”, está dispuesta a colaborar con todos los países independientes para llegar a una solución integral en combatir este flagelo.

Este crimen reitera la necesidad de intensificar la cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo y enfatiza el hecho de que la paz y la seguridad no se conseguirán mientras persiste la ideología terrorista”, dijo el presidente del Parlamento de Irán, Ali Lariyani, en alusión a los atentados terroristas contra dos mezquitas en Nueva Zelanda.

 

En el texto, el presidente del Parlamento persa hizo llegar sus sentidas condolencias a las familias de las víctimas y deseó una pronta mejoría para los heridos de los ataques en Nueva Zelanda.

El atacante, identificado como Brenton Tarrant, un supremacista blanco de origen australiano, se presentó como un admirador del presidente estadounidense, Donald Trump, criticado por sus comentarios racistas e islamófobos.

Los asaltos, descritos como “terroristas” por las autoridades neozelandesas, han sido condenados por el mundo entero. Irán ha instado a todos los Gobiernos a no permitir que ideologías “racistas e islamófobas pongan en peligro la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos de los países”.

En los últimos años, los ataques islamófobos de extrema derecha han ido en aumento en diferentes países occidentales, como EE.UU., Francia, España y Alemania.

En Australia —país de origen del autor de los atentados de Christchurch—, la ola de odio racial ha crecido hasta el punto de que, según un estudio elaborado por la Universidad de Sídney Occidental, los musulmanes sufren de tres a cinco veces más racismo y discriminación que el resto de la población.

ftm/ktg/krd/hnb

Comentarios