• Banderas de la UE frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica, 2 de octubre de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 22 de enero de 2022 0:23

La Unión Europea (UE) informa de que restablece su presencia física en Afganistán, mientras que deja claro que aún no ha reconocido al gobierno Talibán.

En lo que se considera la primera declaración formal de la Unión Europea (UE) sobre su presencia en Afganistán, el bloque comunitario ha anunciado este viernes que está restableciendo una estancia física en el país asiático con fines “humanitarios”, aunque ha enfatizado que no reconoce formalmente a la administración liderada por los talibanes.

Se trata del primer aviso de este tipo por parte de una potencia occidental desde que la Comisión Europea de 27 naciones y muchos Gobiernos retiraron personal y funcionarios diplomáticos de Afganistán, cuando Kabul, la capital afgana, cayó en poder de los talibanes en agosto del año pasado.

La UE ha comenzado a restablecer una presencia mínima de personal internacional de la delegación de la UE para facilitar la entrega de ayuda humanitaria y monitorear la situación humanitaria”, dijo el portavoz del Servicio Exterior de la Unión Europea, Peter Stano.

Un portavoz del ministerio de exteriores de Talibán había dicho anteriormente, a través de un tuit, que altos cargos talibanes habían llegado a un acuerdo con la UE, que “abrió oficialmente su embajada con presencia permanente en Kabul y que prácticamente comenzó a operar”.

Los Veintisiete informaron el martes que están lanzando en Afganistán proyectos por valor de 268,3 millones de euros (304,06 millones de dólares), en su mayoría para ser canalizados a través de agencias de las Naciones Unidas centradas en la salud, la educación y las personas desplazadas.

Afganistán, 5 meses con Talibán en el poder

Hasta el momento, ningún país ha reconocido formalmente al gobierno Talibán, que se hizo con el poder, tras tomar el 15 de agosto Kabul, en momentos en que EE.UU. apresuraba el repliegue de sus tropas en dicho territorio.

Mientras que el país centroasiático está sumido en una grave crisis económica y humanitaria, miles de millones de dólares en activos y fondos afganos en el extranjero han quedado congelados, medida que busca castigar a Talibán, no obstante en realidad pasa factura a la nación afgana en plena crisis.

Altos funcionarios de algunos países sí han mantenido reuniones con los líderes del grupo gobernante tanto en Kabul como en el extranjero. Entre los casos más recientes destaca el informe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega que ha anunciado este viernes que había invitado el 23 de enero a representantes talibanes a Oslo, la capital noruega, para conversar con representantes de la comunidad internacional y miembros de la sociedad civil afgana.

sre/ctl/mrg