• Londinenses, airados por complicidad británica en crímenes de Israel
Publicada: miércoles, 12 de mayo de 2021 10:10
Actualizada: jueves, 13 de mayo de 2021 7:34

Una marcha multitudinaria celebrada en Londres a favor del pueblo palestino pide al Gobierno británico detener, de una vez, su apoyo al régimen de Israel.

Un gran grupo de manifestantes británicos congregados el martes cerca de la sede gubernamental, conocida como Downing Street, situada en el centro de Londres (capital), expresaron su indignación por el hecho de que el Reino Unido siguiera suministrando a las fuerzas israelíes armas de producción británica.

Los manifestantes denunciaron que el armamento británico se está usando, durante las agresiones cometidas contra la comunidad palestina en Al-Quds (Jerusalén), según informa Robert Inlakesh, el corresponsal de la cadena Press TV en un reporte desde la capital británica.

Los asistentes al acto corearon consignas en solidaridad a las masivas movilizaciones registradas en los últimos días por parte de la comunidad palestina en protesta contra la violencia continuada de las fuerzas de ocupación del régimen de Tel Aviv en Al-Quds.

En este sentido, el reportero agrega que muchos participantes en la concentración manifestaron su frustración y condena al silencio del Ejecutivo británico, presidido por Boris Johnson, frente las masacres cometidas por la fuerzas israelíes en la Franja de Gaza.

 

¿Qué está pasando en Palestina? 

Desde el comienzo del sagrado Ramadán (mes de ayuno para los musulmanes) el régimen de Israel viene reprimiendo las protestas en Al-Quds (Jerusalén) en rechazo a una serie de medidas restrictivas y violatorias que impiden el acceso del pueblo palestino a la explanada de la Mezquita Al-Aqsa en Al-Quds.

De hecho, las restricciones aludidas, así como la prevista expulsión de más de 500 palestinos del barrio de Sheij Yarrah de Al-Quds, quienes serían reemplazados por los colonos israelíes, fueron los detonantes de las manifestaciones que realizan los palestinos en los territorios ocupados.  

La represión de los manifestantes llegó al tope el lunes cuando un gran número de las fuerzas del ejército de ocupación israelí irrumpieron en la Mezquita y convirtieron al lugar sagrado en una carnicería, disparando a quemarropa hacia los fieles desarmados. 

En respuesta y tras haber expirado el plazo determinado por el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) para el cese de las atrocidades israelíes en Al-Quds, una lluvia de misiles llegó a las posiciones de Israel en los territorios ocupados de Palestina.

La elevada escalada de tensiones entre las fuerzas de la Resistencia palestina y las tropas de ocupación israelíes alcanzó su máximo nivel el martes, causando un intercambio de ataques, con más de 100 cohetes y misiles lanzados hacia los territorios ocupados en represalia por los continuos bombardeos de los aviones israelíes en la asediada Franja de Gaza que han dejado hasta el momento al menos 43 muertos, entre ellos 13 menores.

krd/mrg