• Cientos de coches guardan cola en un banco de alimentos para recibir víveres en San Antonio, Texas, 9 de abril de 2020. (Foto: William Luther)
Publicada: jueves, 9 de septiembre de 2021 9:16
Actualizada: jueves, 9 de septiembre de 2021 10:36

Un informe revela que la pandemia aumentó la tasa de familias hispanas y afroamericanas con niños que sufrieron la inseguridad alimentaria en EE.UU. en el 2020.

En su informe anual sobre la seguridad alimentaria divulgado el miércoles, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos declaró que por los programas de ayuda federal, que van desde la compra de alimentos hasta pagos en efectivo y una mayor disponibilidad de almuerzos escolares, la tasa de hambre nacional no aumentó mucho por la pandemia de COVID-19 entre las familias estadounidenses, pero esta cifra no incluye a las familias negras e hispanas que viven en el país norteamericano.

El reporte revela que la pandemia aumentó la brecha de inseguridad alimentaria entre los hogares negros y blancos. Así que, para las familias afroamericanas e hispanas así como para las del sur del país, el hambre se vio agravada por la crisis económica derivada de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Una de cada cuatro familias negras con niños, tal y como precisó el documento, padecía inseguridad alimentaria en algún momento de 2020, lo que significa que sufrían hambre, se saltaban una comida o no comían durante un día porque no tenían suficiente dinero para comprarla, lo que representó un aumento del 18 % en comparación con 2019.

Las familias hispanas con niños se vieron aún más afectadas, con un incremento de 28 % de la tasa de inseguridad alimentaria, es decir, más de una de cada cinco unidades familiares enfrentaron carestía de alimentos.

 

Estados Unidos es el país más golpeado por el coronavirus en el mundo, lo que ha causado muchos problemas económicos, desalojamiento y desempleo entre los estadounidenses. Es más, la desigualdad y la pobreza que sufren las minorías en el país norteamericano ha empeorado aún más su situación vulnerable.

Al respecto, el Departamento de Salud de la ciudad estadounidense de Nueva York reveló el 18 de abril de 2020 que la mortalidad por coronavirus entre los afroamericanos e hispanos duplica la de los blancos.

Otro informe publicado el pasado diciembre por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. sacó a la luz que más de 70 % de los menores de edad que fallecieron en el país norteamericano por el coronavirus, eran negros, latinos o indígenas.

mmo/fmk/rba