• Jeffrey Feltman, vicesecretario de Asuntos Políticos de la ONU, preside una sesión plenaria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en Nueva York.
Publicada: domingo, 31 de enero de 2021 19:39

Un exdiplomático estadounidense urge a un giro sustancial en las políticas de EE.UU. sobre Siria al señalar que las de hasta ahora han sido un total fiasco.

Jeffrey Feltman, un ex alto funcionario de EE.UU. y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), reconoció en una entrevista con el diario Asharq Al-Awsat, que la política estadounidense promovida en Siria durante los mandatos de los expresidentes Donald Trump y Barack Obama ha supuesto un total fracaso en lo tocante a los objetivos marcados, es decir, a la hora de obtener réditos sustanciosos para Washington, “a excepción de la derrota del grupo terrorista Daesh”, enfatizó.

De acuerdo con la interviú con el medio saudí, publicada este domingo, Feltman, que fungió como vicesecretario de Asuntos Políticos de la ONU (2009-2012), dijo que, “si uno se para a observar las políticas de las Administraciones de Barack Obama y Donald Trump, se dará cuenta de que [el presidente de Siria] Bashar al-Asad es hoy más poderoso militarmente que nunca”.

Tras recalcar que las medidas coercitivas que EE.UU. ha ido imponiendo a Siria desde el comienzo de la crisis, en 2011, no han servido de nada para doblegar la voluntad del pueblo sirio, el que fuera también embajador estadounidense en Beirut (capital libanesa) entre los años 2004 y 2008, pidió a la nueva Administración estadounidense, presidida por Joe Biden, que reconsidere su política respecto a Siria.

 

En los últimos tiempos, EE.UU., viendo que su estrategia hegemónica sobre Siria no ha dado los frutos esperados, decidió imponer una serie de sanciones, bajo la llamada ‘Ley César’, a fin de crear una situación algo difícil por el quehacer diario del pueblo sirio.

Además, EE.UU., pese a que Feltman sostiene que Washington derrotó a los grupos terroristas en suelo sirio, la realidad es otra, ya que la Casa Blanca tiene un nuevo plan para renovar la estructura del extremista Daesh y justificar así su presencia en Siria, so pretexto de combatir a la banda takfirí, pero, en verdad, lo que busca es saquear las riquezas del país árabe.

Damasco, por su parte, denuncia el despliegue militar de EE.UU. en su suelo y asegura que el Ejército sirio expulsará a todas las tropas foráneas, las estadounidenses incluidas.

krd/anz/ftn/mrg