• Un convoy de vehículos militares de EE.UU. en la ciudad de Manbij, sita en el norte de Siria, 28 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 13 de octubre de 2019 13:35
Actualizada: domingo, 13 de octubre de 2019 14:45

El Pentágono confirma la retirada de un gran número de las tropas de EE.UU. del norte de Siria, donde Turquía ha lanzado una ofensiva contra sus aliados kurdos.

El secretario de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono), Mark Esper, ha anunciado este domingo que el presidente de su país, Donald Trump, ordenó el repliegue de hasta 1000 soldados norteamericanos del norte de Siria.

“Hablé con el presidente anoche después de sostener discusiones con el resto del equipo de seguridad nacional y él ordenó que comenzáramos una retirada deliberada de nuestras fuerzas en el norte de Siria”, ha indicado Esper durante su intervención en el programa Face the Nation, de la cadena norteamericana CBS.

El anuncio tiene lugar en momentos en los que el Ejército de Turquía ha puesto en marcha una invasión militar a gran escala, que dio comienzo el pasado miércoles en el noreste de Siria, para atacar las regiones controladas por las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), apoyadas hasta el momento por Washington.

Hablé anoche con el presidente (Donald Trump) después de sostener discusiones con el resto del equipo de seguridad nacional y él ordenó que comenzáramos una retirada deliberada de nuestras fuerzas en el norte de Siria”, ha indicado el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, sobre la retirada de las tropas estadounidenses del norte de Siria.

 

De acuerdo con el jefe del Pentágono, la situación en el norte de Siria es “insostenible” para las fuerzas estadounidenses, ya que quedaron atrapadas entre las fuerzas turcas y los milicianos kurdos.

“Será una retirada meditada y queremos realizarla tan rápido y seguro como sea posible”, ha agregado Esper, para después explicar que el repliegue se produce luego de que “en las últimas 24 horas supiéramos que (Turquía) probablemente se propone extender su ataque más al sur de lo planeado al principio, así como hacia el oeste” de Siria.

La agresión militar turca en Siria fue lanzada días después de que EE.UU. diera un giro de 180 grados a su alianza con las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) —de las que las YPG forman parte— y anunciara la retirada de las tropas estadounidense del norte de Siria.

LEER MÁS: Trump vuelve a traicionar a sus aliados kurdos en Siria

Esper ha alegado, no obstante, que las FDS ya están buscando pactar una especie de acuerdo con los Gobiernos de Siria y Rusia para contraatacar a los turcos en el norte.

LEER MÁS: Kurdos sirios recurren a Damasco y Moscú ante operación de Turquía

 

La decisión del Gobierno de EE.UU. de retirar sus tropas del norte de Siria fue adoptada después de que Trump mantuviera la semana pasada una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en la que discutieron el establecimiento de una “zona segura” en el país árabe.

Desde el inicio de la invasión turca, varias organizaciones internacionales, así como la mayoría de los países del mundo y de la región, han advertido que las medidas de Ankara amenazan la soberanía y la integridad territorial de Siria, además de socavar el proceso de paz en el país árabe.

LEER MÁS: El CSNU apoya la soberanía siria ante las amenazas de Turquía

Por su parte, el Gobierno de Damasco denuncia la presencia extranjera y cualquier plan para Siria sin su autorización, al tiempo que considera la ofensiva turca una “flagrante” violación de su soberanía.

myd/anz/hnb

Comentarios