• El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, durante una entrevista en La Habana, capital cubana, 20 de abril de 2018.
Publicada: miércoles, 4 de julio de 2018 0:50
Actualizada: viernes, 6 de julio de 2018 5:44

La Fiscalía de Ecuador ha pedido la orden de prisión preventiva para el expresidente Rafael Correa vinculado en el secuestro del exdiputado Fernando Balda.

Daniella Camacho, jueza de Garantías Penales de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), ha ordenado la medida este mismo martes y ha asegurado que ya se emitió una circular roja de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) para su extradición y captura internacional.

Por su parte, Correa (2007-2017), que actualmente vive en Bélgica, ha calificado la orden dictada por la jueza Camacho como un “atropello a la justicia” y a sus derechos.

“Buscarán humillarnos y hacernos pasar un mal rato, pero una monstruosidad así jamás prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica”, ha subrayado Correa.

El exlegislador opositor Fernando Balda había solicitado a la Fiscalía que profundice en las circunstancias en las que se ejecutó su secuestro en Colombia en el año 2012, que según sostiene, constituiría un “crimen de Estado”.

Buscarán humillarnos y hacernos pasar un mal rato, pero una monstruosidad así jamás prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica”, ha dicho el expresidente ecuatoriano Rafael Correa respecto a su supuesta vinculación con el secuestro del exdiputado Fernando Balda.

Respecto a la supuesta vinculación de Correa en el caso, el fiscal general, Paúl Pérez, ha hecho una petición de prisión preventiva durante una audiencia de revisión de medidas cautelares aplicadas a Correa.

El exgobernador se presentó el lunes ante el Consulado de Ecuador en Bélgica, país donde reside, para hacer cumplimiento de la medida cautelar impuesta el pasado 18 de junio.

Anteriormente, el exmandatario también se había presentado mediante una videoconferencia en una declaración voluntaria durante la fase de investigación del caso.

Correa ha rechazado en reiteradas ocasiones cualquier vinculación en el caso, asegurando que no existen pruebas sobre su presunta implicación en el caso Balda y que es objeto de una persecución política y mediática, igual a la que sufrió el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

mtk/lvs/mnz/hnb

Comentarios