• Miles se congregan en Teherán para defender ideales de su revolución
Publicada: domingo, 25 de septiembre de 2022 12:50
Actualizada: domingo, 25 de septiembre de 2022 18:42

Miles de personas se congregan en Teherán (la capital iraní) para defender los ideales de la Revolución Islámica (1979) y los valores sagrados.

Miles de iraníes han participado este domingo por la tarde en una masiva congregación para rememorar el aniversario del fallecimiento del Profeta ‎del Islam, el Hazrat Mohamad (la paz sea con él), y el martirio de su nieto, el Imam Hasan (P), el segundo Imam de los chiíes, y a la vez, defender los ideales de la Revolución Islámica (1979) y los valores sagrados.

La congregación con título de la Umma del Profeta (Comunidad del Profeta) se realiza en la Plaza Enqelab de Teherán, para protestar contra la profanación del sagrado Corán, libro sagrado de musulmanes, las mezquitas, y la bandera de la República Islámica de Irán por parte de los alborotadores en los últimos días.

“Sacrificamos nuestras vidas por los versos de este Corán y resistimos hasta la última gota de sangre para izar esta bandera”, se lee en un comunicado emitido por los organizadores de la congregación, las organizaciones religiosas y centros coránicos del Gran Teherán.

El texto ha denunciado el papel de los enemigos de la República Islámica y los medios occidentales en provocar disturbios en el país persa, expresando la seriedad de la nación iraní para defender sus valorares sagrados.

Además, ha recordado que los regímenes que convocaron a disturbios en Irán son quienes que se compiten entre sí para realizar infanticidios y femicidios, “desde el régimen sionista que no dura ni un día sin matar a los oprimidos hasta el régimen de los Al-Saud que despedaza a su periodista opositor con una motosierra y lanza bombas sobre el pueblo indefenso de Yemen todos los días, y el régimen estadounidense, cuyas manos están manchadas con la sangre de millones de inocentes”. 

 

En los últimos días, instrumentalizando la muerte de la joven Mahsa Amini, alborotadores han atentado contra el orden público, provocando disturbios, incendios en varias mezquitas, agresión contra las fuerzas de seguridad y destrozos parciales y totales en propiedades públicas y privadas.

Desde el primer día de la muerte repentina y sospechosa de Mahsa, las autoridades de alto rango de Irán, incluido el presidente del país, Seyed Ebrahim Raisi, el ministro del Interior, Ahmad Vahidi, el presidente del Poder Judicial, Qolam-Husein Mohseni Eyei, y miembros del Parlamento, así como la Policía, han asegurado que el caso está bajo un seguimiento serio y todos los aspectos del incidente están siendo investigados minuciosamente.

Esto, mientras que los medios de comunicación occidentales intentan culpar a los agentes de policía de la muerte de Mahsa buscando desatar la ira contra el Sistema de la República Islámica de Irán, por ello recurren a manipular la información hasta con montajes de vídeos.

nkh/mkh