• Agnes Callamard, relatora de la ONU que encabeza la investigación sobre el asesinato de Khashoggi, Ginebra, 19 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 3 de julio de 2019 10:13

La ONU insta a las potencias mundiales a reconsiderar la iniciativa de celebrar la próxima cumbre del G20 en Arabia Saudí, por el asesinato de Jamal Khashoggi.

Arabia Saudí, de hecho no debe albergar la 15.ª cumbre del Grupo de los 20 (G20) sin que haya rendido cuentas por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, aseveró el martes la relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Asesinatos Selectivos y Ejecuciones Extrajudiciales, Agnes Callamard, que encabeza las investigaciones sobre el horrendo asesinato.

Callamard hizo notar en la importancia de reconocer que la monarquía saudí protagonizó el homicidio del periodista opositor el 2 de octubre de 2018, en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

LEER MÁS: Aparece autor de asesinato de Khashoggi, pero ¡no en prisión!

LEER MÁS: Arabia Saudí confirma la muerte de Jamal Khashoggi en su consulado

Al respecto, recibió con beneplácito las sanciones impuestas contra unos 17 individuos saudíes por el homicidio, sin embargo, las medidas punitivas también deben aplicarse a Arabia Saudí, insistió.

Callamard, en otro momento de sus declaraciones, asimismo, pidió bloquear el acceso de Riad a los dispositivos de espionaje, defendiendo que “no es confiable” para tenerlo.

LEER MÁS: Informe: Arabia Saudí usa ciberarmas israelíes contra opositores

LEER MÁS:Riad compró a Israel sistemas de espionaje por $ 250 millones

 

Un informe presentado el mes pasado por la funcionaria francesa de la ONU reveló el vínculo entre el asesinato de Khashoggi con la cúpula real saudí y con el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud. El hallazgo, que se suma a varios otros que lo ratifican, no obstante, no provocó la acción de la comunidad internacional ni de la propia ONU.

Tras el asesinato de Khashoggi, Riad aseguró, en un principio, que el periodista había abandonado el consulado por su propio pie, pero, dadas las presiones internacionales, reconoció su muerte afirmando que había sido accidental, concretamente durante una pelea. Más tarde, ante la evidencia, no le quedó más remedio que admitir que Khashoggi fue drogado y descuartizado, aunque eximió de toda culpa a Bin Salman.

Sin embargo, el diario estadounidenses The Washington Post, en que trabajaba Khashoggi como columnista, reveló en noviembre pasado que las investigaciones que había llevado a cabo la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) al respecto indicaban que el asesinato se había cometido por orden del príncipe heredero saudí.

ask/rha/fdd/mkh

Comentarios