• El representante permanente sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari.
Publicada: jueves, 13 de febrero de 2020 2:10
Actualizada: jueves, 13 de febrero de 2020 13:54

El Gobierno de Damasco repudia el uso instrumentalizado del caso de la provincia siria de Idlib por parte del Occidente, encabezado por Estados Unidos.

Estados Unidos y los países occidentales quieren eliminar el proceso de paz en Siria, celebrado en Astaná (la capital kazaja), usando el caso de la provincia noroccidental de Idlib”, señaló el representante permanente sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari.

En declaraciones realizadas el miércoles en una entrevista concedida a un programa de la cadena libanesa de noticias Al-Mayadeen, el alto diplomático sirio habló de la escalada de tensiones en Idlib, último feudo de los grupos terroristas y armados en suelo sirio, y advirtió que “actualmente no hay posibilidades de establecer un alto el fuego en Idlib”.

El representante sirio ante las Naciones Unidas denunció, asimismo, el uso instrumentalizado, por parte de ciertos Estados occidentales, de Turquía, país al que buscan involucrar en el conflicto sirio en un intento por desafiar a Rusia, uno de los principales aliados del Ejército sirio en la lucha contra el terrorismo.

Al-Yafari hizo alusión, de igual modo, a la reciente sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) sobre la situación en Idlib, e indicó que el hecho de que este evento coincidiera con la sesión sobre el llamado ‘acuerdo del siglo’ de EE.UU. para resolver el conflicto palestino-israelí fue intencional y tenía por meta desviar la atención de la opinión pública de la causa palestina.

 

Las tensiones han escalado en Idlib y en otras zonas septentrionales de Siria, donde las fuerzas del Ejército sirio han intensificado sus operaciones para liberar las últimas regiones ocupadas por las agrupaciones extremistas.

Las ofensivas del Ejército sirio en Idlib se producen en respuesta a las constantes violaciones por parte de los terroristas del acuerdo de Sochi, suscrito en septiembre de 2018 por Rusia y Turquía, que establecía la creación de una zona desmilitarizada entre los extremistas y las fuerzas sirias en esa provincia.

Entretanto, Turquía sigue amenazando con atacar los objetivos del Ejército de Siria si este no frena su ofensiva antiterrorista en la provincia de Idlib.

Pese a los obstáculos creados por las fuerzas turcas a los avances de Siria, las tropas del país árabe se han apoderado de más del 43 % de Idlib y de un territorio de 600 kilómetros cuadrados entre Idlib y la provincia de Alepo, conforme anunció el domingo el Estado Mayor del Ejército.

mnz/anz/nlr/mkh

Comentarios