• Una vista del edificio de la Cancillería de Rusia en Moscú, capital.
Publicada: domingo, 23 de enero de 2022 3:19

Rusia tacha de “tonterías” las acusaciones del Reino Unido de que Moscú pretende instalar un dirigente prorruso en Ucrania y llama a Londres a dejar sus provocaciones.

Hacemos un llamamiento al Ministerio de Asuntos Exteriores británico para que abandone las actividades provocadoras, deje de difundir tonterías y se centre en el estudio de la historia del yugo tártaro-mongol”, ha señalado un representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, citado por la agencia rusa de noticias TASS.

De acuerdo con el diplomático ruso, la desinformación difundida por la Cancillería británica es una prueba más de que son los países de la Organización del Tratado  del Atlántico Norte (OTAN), “liderados por los anglosajones”, los que están intensificando las tensiones en torno a Ucrania.

Las palabras del representante ruso se han producido horas después de que el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido emitiera un comunicado en el que, sin proporcionar pruebas, declaró que Moscú está considerando la posibilidad de instalar un gobierno prorruso en Ucrania, llegando a nombrar a cinco políticos ucranianos supuestamente vinculados a esta iniciativa.

 

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajarova, manifestó el sábado que su país preveía provocaciones militares e informativas por parte de Occidente y Ucrania en vísperas de los Juegos Olímpicos de Pekín.

Desde hace varias semanas, las autoridades occidentales han estado insistiendo en la posibilidad de una invasión rusa a Ucrania a principios de este año. Rusia, por su parte, ha negado enérgicamente las acusaciones.

Además, para reducir las tensiones, Rusia ha presentado dos borradores de propuestas a EE.UU., que piden garantías de seguridad firmes para que la OTAN no se expanda hacia el este, y no despliegue sistemas de armas ofensivos en países vecinos y que Ucrania no se adhiera a ella, puntos sobre los cuales las dos partes mantienen serias discrepancias.

nsh/rba