• La canciller británica, Elizabeth Truss.
Publicada: jueves, 6 de enero de 2022 21:53

Reino Unido urge a la OTAN a mantener un frente común respecto a Rusia en las conversaciones que prevé llevar con Moscú sobre la situación en Ucrania en los próximos días.

Es vital que la OTAN (la Organización del Tratado del Atlántico Norte) esté unida para presionar contra la actitud amenazante de Rusia”, ha advertido este jueves la canciller británica, Elizabeth Truss, en una intervención en el Parlamento de Westminster.

Los aliados de la OTAN están intensificando sus contactos ante los encuentros que EE.UU. y la propia Alianza mantendrán con Rusia la semana que viene para tratar la situación en la frontera con Ucrania y las demandas del Kremlin sobre la seguridad en Europa.

De hecho, está previsto que los ministros de Exteriores de la OTAN celebrarán este viernes una reunión extraordinaria por videoconferencia con la intención de coordinar su posición ante Moscú, a quien han amenazado con responder si ataca a Ucrania, pero con quien también están dispuestos a dialogar si rebaja la tensión en la frontera.

En otra parte de su intervención, la canciller británica calificó de “demandas completamente irracionales” las propuestas de Moscú sobre seguridad en Europa.

Truss dijo que tiene claro que no hay que hacer ninguna concesión ante “la agresión” y es importante asegurar que Moscú cumpla sus compromisos.

 

El 12 de enero, se celebrará en Bruselas el Consejo OTAN-Rusia y al día siguiente se producirá en Viena otra reunión auspiciada por la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Se espera que en esas conversaciones se debata sobre las garantías de seguridad que Moscú le ha pedido por escrito a EE.UU. y la Alianza Atlántica.

La tensión por Ucrania se ha disparado con acusaciones mutuas entre Kiev y Moscú de movilización de tropas y preparativos para una posible ofensiva, especialmente después de que Washington afirmó que Rusia ha desplegado más de 175 000 efectivos cerca de sus fronteras como parte de un premeditado ataque para principios de 2022 contra Ucrania.

No obstante, Moscú ha negado estas acusaciones, subrayando que sus actividades militares en la zona responden a la necesidad de defensa y disuasión ante la amenaza de una posible ofensiva de Kiev y la OTAN, encabezada por EE.UU., que también han acumulado fuerzas y equipos bélicos en las fronteras cercanas al territorio ruso.

mep/mkh