• Un avión de reconocimiento Boeing P-8A Poseidon de Estados Unidos durante una misión.
Publicada: martes, 9 de enero de 2018 18:14
Actualizada: martes, 9 de enero de 2018 19:31

Una fuente del Ministerio de Defensa de Rusia ha afirmado este martes que durante el reciente ataque con drones lanzado por los terroristas contra las instalaciones militares rusas en Siria, un avión espía de EE.UU. sobrevolaba las bases rusas de Hmeimim y Tartus.

Conforme a una fuente de la instancia rusa, citada de manera anónima por la agencia oficial de noticias TASS, un avión de reconocimiento de la Marina de Estados Unidos, concretamente un Boeing P-8A Poseidon, patrullaba el área entre la base aérea rusa de Hmeimim y la base naval de Tartus, ambas en la provincia costera siria de Latakia, cuando los terroristas atacaron el pasado viernes, con 13 drones (aviones no tripulados), las instalaciones rusas.

“Esto nos obliga a analizar la extraña coincidencia de que, durante el ataque de los terroristas con aviones teledirigidos contra las bases militares rusas, un avión de reconocimiento estuviera patrullando el mar Mediterráneo entre Tartus y Hmeimim, durante más de cuatro horas, a una altitud de 7 kilómetros”, ha subrayado la fuente.

Asimismo, se ha referido a los señalamientos formulados por un portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono), que decía que la tecnología empleada en los ataques está fácilmente disponible en “mercados abiertos”.

“La cuestión es: ¿a qué tipo de tecnología se refieren? ¿en dónde queda ese ‘mercado abierto’ y qué servicio especial proporciona datos de vigilancia?”, ha matizado la fuente rusa.

Por su parte, el exjefe del Estado Mayor de Rusia Víctor Bondarev ha acusado la jornada de hoy a Washington de haber brindado a los grupos extremistas los aviones no pilotados que fueron utilizados en los ataques.

Esto nos obliga a analizar la extraña coincidencia de que, durante el ataque de los terroristas con aviones teledirigidos contra las bases militares rusas, un avión de reconocimiento estuviera patrullando el mar Mediterráneo entre Tartus y Hmeimim, durante más de cuatro horas, a una altitud de 7 kilómetros”, dijo una fuente rusa.

 

“Primero (…) EE.UU. invadió un país soberano sin autorización de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), alimentó la guerra civil, armó, financió e instruyó a los grupos terroristas. Luego, tras la derrota de los principales grupos armados, rescató a los que quedaban vivos, y ahora, junto a sus países vasallos, suministra a los terroristas drones de alta tecnología”, ha señalado Bondarev.

La ofensiva con drones del pasado viernes se produjo días después de que fuentes “militares-diplomáticas” rusas admitieran que los grupos radicales destruyeron, en un ataque realizado el pasado 31 de diciembre, al menos siete aviones de guerra de la Aviación rusa en el aeródromo de Hmeimim, desde donde los aviones rusos han lanzado operaciones antiterroristas desde septiembre de 2015.

mjs/anz/alg/rba

Comentarios