• Rusia y Bielorrusia prueban nuevas armas en Zapad 2017
Publicada: domingo, 17 de septiembre de 2017 23:14
Actualizada: lunes, 18 de septiembre de 2017 1:16

Nuevas armas de fabricación conjunta ruso-bielorrusa están siendo utilizadas durante las maniobras Zapad 2017, informa la defensa de Bielorrusia.

Las nuevas armas y modernizadas y el hardware militar fabricados tanto en el país como en conjunto con Rusia se están probando durante los ejercicios , ha dicho el domingo el portavoz del Ministerio de Defensa de Bielorrusia, Vladimir Makarov, citado este domingo por la agencia de noticias rusa, TAAS.

Entre las armas y vehículos utilizados durante los ejercicios se encuentran el vehículo de transporte blindado Kaiman armado con un módulo de ametralladora, el sistema de misiles anti-tanque Shershen montado en el coche de armadura ligera V-1, el sistema de aviación no tripulado Moskit y el lanzador múltiple de misiles, Polonez, según explica la agencia citando al titular bielorruso.

El vehículo de transporte blindado móvil Kaiman, fabricado en Bielorrusia, está destinado a misiones de reconocimiento y subversivas, patrullando y escoltando convoyes, operaciones de mantenimiento de la paz y operaciones policiales. El vehículo es capaz de desarrollar una velocidad de hasta 110 kilómetros por hora, cruzar obstáculos de agua y nadar a una velocidad de hasta ocho kilómetros por hora.

Las nuevas armas y modernizadas y el hardware militar fabricados tanto en el país como en conjunto con Rusia se están probando durante los ejercicios", dicho el domingo el portavoz del Ministerio de Defensa de Bielorrusia, Vladimir Makarov.



El sistema de lanzacohetes múltiples Polonez está diseñado para lanzar fuego de alta precisión, contra vehículos blindados y no blindados, sistemas de artillería y misiles, aviones en aeródromos y otros objetivos a una distancia de 50 a 200 kilómetros. Los misiles disparados desde un sistema Plonez pueden alcanzar ocho objetivos a la vez.

Los ejercicios Zapad 2017 se llevan a cabo en tres campos de pruebas en Rusia y seis en Bielorrusia, con 12.700 soldados (7200 bielorrusos y 5500 rusos), unos 70 aviones de combate y helicópteros, hasta 680 vehículos terrestres, incluyendo unos 250 tanques, 200 piezas de artillería, lanzadores de cohetes múltiples y morteros y diez buques de guerra.

Varios países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), así como Ucrania, han expresado su inquietud por los entrenamientos, los cuales, según el diario estadounidense The New York Times, podrían conducir a una eventual confrontación entre Rusia y la Alianza Atlántica, con EE.UU. a la cabeza.

Mientras tanto, cabe añadir, en el marco de estos ejercicios, Rusia ha desplegado sus sistemas S-300 y S-400 en nuevas posiciones, aunque en varias ocasiones ha insistido en que sus maniobras tienen un carácter defensivo y ha negado que se trate de una invasión a Lituania, Polonia o Ucrania.

aaf/rha/mkh/hnb

Comentarios