• Soldados de la OTAN durante la ceremonia de inauguración de las maniobras militares en Gaiziunu, en Lituania, 8 de junio de 2015.
Publicada: lunes, 12 de marzo de 2018 3:03
Actualizada: lunes, 12 de marzo de 2018 8:02

El viceministro de Defensa de Rusia, Alexander Fomin, ha advertido este domingo de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tiene la intención de crear una zona ‘Schengen militar’ para reducir ‘el tiempo de traslado de tropas a las fronteras rusas’.

De acuerdo con el titular ruso, esta medida se adopta en el marco de los esfuerzos de la Alianza Atlántica para cumplir con su prioridad de “reforzar la infraestructura logística y de transporte dentro de Europa”, ha informado la agencia local de noticias RIA Novosti.

En este contexto, ha explicado que la OTAN está actualmente trabajando sobre el tema del traslado trasatlántico de sus formaciones militares, al mismo tiempo que está creando en Europa reservas de armamento, equipo militar, municiones y alimentos.  

“Se ha creado hasta la fecha la reserva de retaguardia necesaria para el despliegue rápido de un grupo adicional de tropas, que es decenas de veces mayor que las tropas estadounidenses estacionadas en Europa”, ha precisado Fomin.

Se ha creado hasta la fecha la reserva de retaguardia necesaria para el despliegue rápido de un grupo adicional de tropas, que es decenas de veces mayor que las tropas estadounidenses estacionadas en Europa”, afirma el viceministro de Defensa de Rusia, Alexander Fomin.

 

Al respecto, ha dicho que además la Alianza Atlántica ha establecido ochos centros de coordinación en Polonia, Rumania, Hungría, Bulgaria, Eslovaquia, Lituania, Letonia y Estonia.

La idea del ‘Schengen militar’ fue impulsada por primera vez en agosto de 2017 por el comandante retirado del Ejército estadounidense en Europa, el general Ben Hodges, quien insistió en la necesidad de que “un convoy militar se moviera por Europa tan rápido como un migrante”.

El presidente del Comité Militar de la OTAN, Petr Pavel, anunció el viernes que el organismo comienza a examinar la creación de un nuevo comando en el Atlántico Norte ante su creciente preocupación sobre la actividad militar rusa en esta región.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia en 2014, una situación que se agudizó con la posterior militarización de Europa por parte de la OTAN y EE.UU.

Rusia ha denunciado una y otra vez que el despliegue masivo de las fuerzas armadas occidentales cerca de sus fronteras occidentales supone una amenaza directa a la seguridad nacional y que responderá de manera contundente.

fdd/rha/alg/rba

Comentarios