• Gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas israelíes contra los palestinos en la frontera de Gaza y los territorios ocupados palestinos, 14 de mayo de 2018.
Publicada: martes, 15 de mayo de 2018 13:44
Actualizada: martes, 15 de mayo de 2018 14:15

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) ha denunciado que las fuerzas de guerra del régimen de Israel matan de “manera indiscriminada” a cualquier palestino que se manifiesta en la frontera de la asediada Franja de Gaza y los territorios ocupados palestinos.

“Parece que cualquiera puede ser tiroteado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla. Dispararon a un amputado doble, ¿que amenaza supone un amputado? (…) Queda bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, ha denunciado este martes el portavoz de la oficina del ACNUDH en Ginebra (Suiza), Rupert Colville.

Al menos 61 civiles murieron y unos 2800 resultaron heridos el lunes por fuego israelí durante una protesta en la valla fronteriza de Gaza con los territorios palestinos ocupados, marcha que se celebró en repudio contra la polémica inauguración de la embajada de Estados Unidos en la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén), hecho criticado a nivel mundial.

Coville ha instado, además, a las autoridades de la ocupación a que “cesen de inmediato” el uso de la fuerza y el empleo de munición real, y rindan cuentas por las “horribles violaciones de los derechos humanos” que están cometiendo contra los manifestantes palestinos.

Parece que cualquiera puede ser tiroteado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla. Dispararon a un amputado doble, ¿que amenaza supone un amputado? (…) Queda bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, ha denunciado el portavoz de la oficina del ACNUDH, Rupert Colville.

 

El representante de las Naciones Unidas ha considerado, asimismo, la situación sanitaria en Gaza como una “pesadilla” debido a la falta de camas en los hospitales y de personal para atenderlos, para después denunciar que el régimen de “Israel, una vez más, no ha dejado salir de la Franja a los palestinos heridos para ser atendidos en otro lugar”.

Los crímenes israelíes y el uso de munición real para dispersar las protestas han suscitado críticas y condenas en todo el mundo. El alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al-Husein, había advertido anteriormente al régimen de Tel Aviv del uso excesivo de la fuerza en la represión de las manifestaciones de los palestinos.

myd/anz/ftn/rba

Commentarios