• Los méxicanos protestan en contra de la violencia en su país, en Guadalajara ( estado de Jalisco), 4 de mayo de 2018.
Publicada: jueves, 28 de junio de 2018 21:59
Actualizada: sábado, 30 de junio de 2018 16:21

Un total de 133 funcionarios de México han sido asesinados desde que comenzó el proceso electoral el 8 de septiembre de 2017 hasta el 26 de junio de 2018.

“Tenemos ya más de 550 agresiones en contra de políticos y candidatos desde que inició el proceso electoral el pasado 8 de septiembre y con corte al 26 de junio. De estas más de 550 agresiones, tenemos un saldo de 133 políticos que han sido asesinados; de estos 133, 28 eran precandidatos y 20 más candidatos”, ha declarado este jueves, el director de la firma de consultoría mexicana de Etellekt, Rubén Salazar, mediante una entrevista radial.

El analista mexicano ha aseverado que el ámbito local fue el lugar donde hubo más violencia, con “al menos 71 % de las agresiones contra autoridades electas y candidatos que aspiraban a puestos de elección en el ámbito municipal”.

Además, Salazar ha precisado que el 75 % de las agresiones se dirigieron contra políticos de oposición, “en relación a los partidos que gobiernan en los 32 estados donde se han registrado estos hechos”.

Tenemos ya más de 550 agresiones en contra de políticos y candidatos desde que inició el proceso electoral el pasado 8 de septiembre y con corte al 26 de junio. De estas más de 550 agresiones, tenemos un saldo de 133 políticos que han sido asesinados; de estos 133, 28 eran precandidatos y 20 más candidatos”, ha declarado este jueves, el director de la firma de consultoría mexicana de Etellekt, Rubén Salazar.

 

En este sentido, la consultora ha destacado que en comparación con el proceso electoral de 2012, actualmente la cifra de políticos asesinados es diez veces mayor. “Únicamente se tuvieron nueve políticos asesinados y un candidato asesinado”, aunque en 2011 había sido el año más violento con 22 409 muertes violentas, ha añadido al respecto.

El último caso registrado ocurrió el miércoles 27 de junio, en la localidad de Buena Vista, el estado de Michoacán (oeste), donde el alcalde interino de esta zona, Javier Ureña, fue asesinado a balazos cuando circulaba en su coche.

México cerró 2017 con 25 339 homicidios, la cifra más alta desde que iniciaron los registros a nivel nacional en 1997, mientras que el 69 % de ellos se cometieron en Ciudad de México, la capital del país, y en los mismos se emplearon armas de fuego.

En las elecciones del 1 de julio, los mexicanos elegirán al nuevo presidente, 500 diputados federales, 128 senadores, ocho gobernadores y al jefe de Gobierno entre otros puestos locales. Eso mientras el país norteamericano registra una alta tasa de violencia, que a inicios del presente año alcanzó una cifra récord.

fgh/lvs/aaf/rba

Comentarios