• Soldados estadounidenses protegen la embajada de EE.UU. en Bagdad, capital de Irak, 31 de diciembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 2 de agosto de 2022 17:27

Un alto miembro del movimiento popular jordano acusa a EE.UU. de sembrar la división e incitar al caos en Irak para prolongar su presencia militar en ese país.

“Estados Unidos está tratando de generar caos en Irak y crear una guerra” entre los musulmanes chiíes en el país árabe, ha avisado este martes Muhamad Ahmad Al-Rusan, miembro del buró político del movimiento popular jordano, en una entrevista exclusiva con la agencia de noticias iraquí Al-Maluma.

Ha dicho que EE.UU. está aprovechando las protestas en curso en Bagdad, convocadas por el líder del Movimiento Sadr de Irak, Muqtada al-Sadr, contra la candidatura del político chií Muhamad al-Sudani, como primer ministro del país, para “promover la sedición”. Washington “profundiza las crisis políticas en Irak para que sus fuerzas permanezcan” en ese país, ha subrayado Al-Rusan.

Sin embargo, el político jordano ha asegurado que la nación y el Gobierno de Irak no permitirán que Estados Unidos genere un conflicto interno en su país.

Varios expertos y analistas políticos opinan que EE.UU. está escalando la crisis en el país árabe para impedir la formación de un gobierno fuerte que se oponga a la presencia de las fuerzas estadounidenses en Irak.

Cientos de simpatizantes de Al-Sadr han ocupado desde el sábado el Parlamento de Irak, tras entrar en la Zona Verde de Bagdad (capital iraquí)—que alberga sedes del Gobierno y embajadas extranjeras como la de EE.UU. y el Reino Unido—, para rechazar la nominación de Al-Sudani, por parte del bando político rival.

Lo ocurrido el sábado ha sido la segunda vez en una semana que los partidarios de Al-Sadr ocupan la sede legislativa. Los intrusos abandonaron el miércoles el Parlamento dos horas después de ocuparlo por orden del clérigo iraquí. Esta vez, sin embargo, los manifestantes han declarado que no saldrán del edificio “hasta nuevo aviso”.

Casi diez meses después de las elecciones de octubre, Irak sigue sin un nuevo gobierno pese a las intensas negociaciones entre las formaciones.

Sin embargo, ni la crisis ni la diferencia política ha podido mermar el amplio rechazo existente entre la nación iraquí hacia la presencia militar estadounidense en Irak. Los grupos iraquíes, a su vez, advierten de que, si los estadounidenses se quedan en el país árabe, no descartan usar la opción militar para expulsarlas.

ftm/ncl/hnb