• Manifestantes iraquíes en la ciudad capitalina, Bagdad, 28 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 29 de octubre de 2019 14:27
Actualizada: lunes, 11 de noviembre de 2019 12:18

Un parlamentario iraquí insiste en que las noticias y los hechos al margen de las manifestaciones en su país demuestran la mano sucia de EE.UU. e Israel.

Faleh al-Khazali, diputado de la ciudad de Basora (sureste), ha denunciado este martes que Washington y el régimen de Tel Aviv tienen planes para incitar a la violencia durante las manifestaciones, un movimiento pacífico que se tornó violento después de que varias personas, haciéndose pasar por manifestantes, se infiltraran en las movilizaciones para provocar disturbios y actos violentos.

“Cuando decimos que Estados Unidos e Israel planean esta manifestación, no hemos hablado en vano”, ha dicho Al-Khazali en declaraciones a la prensa.

LEER MÁS: Israel y EEUU se valen de cualquier medio para desestabilizar Irak

Según el diputado iraquí, algunas personas infiltradas entre los manifestantes impidieron el lunes que se trasladara a su casa el cuerpo sin vida de Samir Mahdi Saleh, uno de los miembros de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), que cayó mártir a manos de la banda terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en la provincia occidental de Diyala.

Cuando decimos que Estados Unidos e Israel planean esta manifestación, no hemos hablado en vano”, ha dicho Faleh al-Khazali, parlamentario de la ciudad iraquí de Basora.

El representante de Basora también ha señalado que, ante tal coyuntura, sus compañeros se vieron obligados a devolver el cuerpo del combatiente iraquí al hospital. Dichas personas, ha agregado, gritaban públicamente consignas contra las Al-Hashad Al-Shabi.

El detonante fue la carencia de servicios básicos, el desempleo y la corrupción, pero ciertos países extranjeros, valiéndose de agentes infiltrados, han trocado estas marchas pacíficas en un caos de violencia, para beneficiarse de la situación.

Eso mientras días después de que comenzaran las protestas, el Gobierno del primer ministro iraquí, Adel Abdul-Mahdi, realizó reformas económicas en el país. A su vez, el Parlamento iraquí aprobó el lunes una serie de reformas para satisfacer las demandas populares y echar por tierra los planes desestabilizadores de los infiltrados en las marchas.

LEER MÁS: ONU denuncia violencia instigada por infiltrados armados en Irak

LEER MÁS: Vídeo: Infiltrado en protesta iraquí dispara a civiles y policías

De hecho, Israel, EE.UU. y algunos países árabes, conforme a varios informes, valiéndose de las protestas, han ofrecido apoyo financiero a algunos agentes infiltrados en las manifestaciones para generar caos en Irak y, como consecuencia de ello, debilitar la influencia de las Al-Hashad Al-Shabi, que han desempeñado un papel crucial en la lucha contra los terroristas del EIIL.

ftn/anz/mrz/rba

Comentarios