• La enviada de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, se reúne con el premier iraquí, Adel Abdul-Mahdi, en Bagdad, 27 de octubre de 2019.
Publicada: lunes, 28 de octubre de 2019 14:20

La enviada de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, denuncia la violencia instigada por infiltrados armados en las protestas pacíficas del país árabe.

En una reunión mantenida el domingo con el primer ministro de Irak, Adel Abdul-Mahdi, la representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha expresado su preocupación por la pérdida de vidas humanas durante las manifestaciones que sacuden el país y la “violencia” que generan ciertos elementos armados en las protestas.

En los últimos días, varias ciudades iraquíes han sido escenarios de una nueva ola de protestas para reclamar sus demandas. No obstante, este movimiento pacífico se ha tornado violento después de que personas, haciéndose pasar por manifestantes, se infiltran en las movilizaciones para provocar disturbios y violencia.

Hennis-Plasschaert, no obstante, ha advertido de que los actores infiltrados están tratando de socavar el derecho del pueblo a protestar y alterar la estabilidad de Irak, un país que acaba de liberarse de los grupos terroristas.

“Es trágico e inquietante el regreso de la violencia, las muertes y las lesiones. Irak ha recorrido un largo camino hacia la estabilidad y no puede permitirse caer en un nuevo ciclo de violencia”, ha destacado la diplomática de la ONU y reclama a las autoridades del país que mantengan el “control” al lidiar con estos episodios de violencia.

LEER MÁS: Vídeo: ¿De dónde se alimentan las protestas en Irak?

Es trágico e inquietante el regreso de la violencia, las muertes y las lesiones. Irak ha recorrido un largo camino hacia la estabilidad y no puede permitirse caer en un nuevo ciclo de violencia”, ha destacado la enviada de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, respecto a las recientes protestas en el país árabe.

 

“La prioridad es la protección de la vida humana. No se puede tolerar a unos individuos armados que sabotean las manifestaciones pacíficas, erosionando la credibilidad y la capacidad de actuar del Gobierno (iraquí)”, ha sostenido Hennis-Plasschaert.

Tras elogiar lo esfuerzos del Gobierno de Bagdad en calmar las manifestaciones y garantizar la libre circulación de las unidades médicas para ayudar a los heridos, la enviada de la ONU ha exigido a todas las partes evitar provocaciones y confrontaciones innecesarias en las protestas.

Hace días apareció un vídeo en las redes sociales donde un individuo armado abre fuego contra manifestantes y fuerzas de seguridad en Irak. Decenas de personas han perdido la vida en las marchas, pero, como han captado las imágenes, los infiltrados camuflados entre los manifestantes han provocado la mayor parte de dichas muertes.

LEER MÁS: Fuerzas iraquíes detienen a 3 infiltrados armados en protestas

Las autoridades iraquíes llaman a los ciudadanos a desconfiar de los responsables de los disturbios que manejan los hilos tras bambalinas, pues su objetivo ulterior es provocar un caos generalizado en el país: situación que, sobra decirlo, beneficia sobre todo al régimen de Israel y a Arabia Saudí.

LEER MÁS: Irak: Hay manos negras detrás de las recientes protestas

myd/ncl/alg/mjs

Comentarios