• El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, en una comparecencia ante el Congreso para dar un informe anual de su Gobierno, 14 de enero de 2018.
Publicada: domingo, 21 de enero de 2018 9:05
Actualizada: domingo, 21 de enero de 2018 9:50

Los gastos personales del presidente mejor pagado de Latinoamérica, el de Guatemala, James Ernesto Morales Cabrera, por encima de los mandatarios de México y Chile, indigna al pueblo guatemalteco que dice que ese dinero podría ser utilizado en educación, salud y reducción de la pobreza. 

Una investigación difundida esta semana por el periódico guatemalteco Nuestro Diario muestra cómo Jimmy Morales, con un salario mensual de 146.000 quetzales (aproximadamente unos 20.000 dólares), hizo que el Estado pagara sus regalos y artículos de uso personal.

En la lista de facturas hay ropa deportiva (gorras de golf, medias para correr, camisetas y pantalones), vitaminas, unas gafas de 21.900 quetzales (casi 3000 dólares), champú para el cabello, servicios de lavandería que ascienden a los 28.940 quetzales (unos 4000 dólares), entre otros.

Pero, también constan diversos obsequios que realizó Morales, como varias botellas de bebidas alcohólicas (una de ellas costó 500 dólares), flores por más de 6800 dólares, libros y cuadros.

Estos gastos erogados al Estado, de más de 40.000 dólares, han causado estupor a los guatemaltecos, cuyo salario mínimo apenas supera los 400 dólares.

Morales, quien asumió la Presidencia el 14 de enero de 2016 para un periodo de 4 años, dijo el domingo pasado que su Gobierno ha sido de “tolerancia cero” a la corrupción, aunque en agosto sumió al país en una crisis al intentar expulsar al jefe de la Comisión Internacional Contra la Corrupción en Guatemala (CICIG) de las Naciones Unidas, que pedía, junto con la Fiscalía del país, investigarlo por el presunto financiamiento ilegal de su campaña electoral en 2015.

La Contraloría General de Cuentas, que fiscaliza las finanzas públicas, reveló en septiembre que Morales había recibido un bono de 60.000 dólares del Ejército, adicional a su salario como presidente, y que tuvo que devolver a las arcas castrenses ante las críticas y denuncias penales.

En Guatemala, el tercer país de América Latina con mayor corrupción según Transparencia Internacional, el 23,4 % de la población vive en pobreza extrema, el 59,3 % por debajo de la línea de pobreza, y la desnutrición crónica afecta a casi la mitad de los niños menores de 5 años.

aaf/ctl/msf

Comentarios