• La portavoz de la Diplomacia europea, Maja Kocijancic, en una rueda de prensa de la Comisión Europea (CE).
Publicada: martes, 23 de abril de 2019 17:28

La Unión Europea (UE) ha deplorado este martes la nueva decisión del Gobierno de EE.UU. de prohibir la importación total del petróleo de Irán.

“Lamentamos el anuncio de EE.UU. (...) Conlleva el riesgo de socavar más la implementación del acuerdo nuclear con Irán, que es un elemento clave de la arquitectura global de no proliferación y que fue aprobado por unanimidad por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU)”, ha indicado la portavoz de la Diplomacia europea, Maja Kocijancic, en una rueda de prensa diaria de la Comisión Europea (CE).

La Casa Blanca anunció el lunes que el presidente de EE.UU., Donald Trump, había decidido no renovar el próximo mes de mayo las exenciones que permitían a ocho países importar crudo iraní sin tener que enfrentar las sanciones estadounidenses. El objetivo de esta decisión es reducir a cero las exportaciones del petróleo de Irán, detalló.

La portavoz comunitaria ha destacado, no obstante, que los países europeos seguirán teniendo en cuenta el pacto nuclear firmado con Irán —de nombre oficial, Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—, pese a las amenazas lanzadas por Washington.

Lamentamos el anuncio de EEUU (...) Conlleva el riesgo de socavar más la implementación del acuerdo nuclear con Irán”, ha comentado la portavoz de la Diplomacia europea, Maja Kocijancic, sobre los embargos de EE.UU. contra el petróleo persa. 

 

“Como UE, seguiremos ateniéndonos al acuerdo nuclear mientras Irán continúe la total y efectiva implementación de sus compromisos nucleares”, ha agregado Kocijancic, quien ha recordado que este tema fue certificado hasta el momento en 14 ocasiones por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

La Administración de Trump retiró, en mayo de 2018, a EE.UU. del acuerdo nuclear firmado en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y reimpuso sanciones contra el país persa pese al rechazo mundial al respecto.

Tras el anuncio de Washington de reducir a “cero” la venta del crudo persa, países como China y Turquía ratificaron de inmediato su apoyo a Teherán anunciando que no acatarán la decisión “unilateral” del Gobierno estadounidense de prohibir la importación total del petróleo de Irán.

La República Islámica, uno de los grandes productores y exportadores de crudo del mundo, ha asegurado que frustrará las sanciones petroleras de EE.UU., que solo han hecho disparar el precio del condensado a nivel mundial.

myd/anz/ask/rba

Comentarios