• Líder iraní: la continuidad de las sanciones violaría el JCPOA
Publicada: miércoles, 21 de octubre de 2015 13:23
Actualizada: jueves, 22 de octubre de 2015 13:04

El Líder iraní advierte de que toda declaración en el sentido de conservar la estructura o mantener las sanciones contra Irán constituirá una “violación del JCPOA”.

En una carta enviada este miércoles al presidente iraní, Hasan Rohani, el Líder de la Revolución Islámica de Irán invoca la necesidad de “poner a su disposición los mecanismos necesarios para respetar y salvaguardar el interés nacional” y señala para ello “ciertos puntos” a los responsables tanto directos como indirectos de la aplicación del JCPOA (siglas en inglés del Plan Integral de Acción Conjunta).

En todo el periodo de ocho años, la imposición de cualquier sanción, a cualquier nivel, por cualquier razón (como posibles pretextos espurios y ya repetitivos sobre terrorismo o derechos humanos) y por parte de cualquiera de los implicados en los diálogos constituirá una violación del JCPOA (…) y el Gobierno deberá detener todas las actividades del JCPOA”, recalca el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

En primer lugar, el ayatolá Jamenei hace referencia a la aprobación del referido plan por la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), el Consejo de Guardianes, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional, entre otras instancias oficiales, y expresa su agradecimiento a todos los implicados en el proceso desde su inicio.

Representantes de Irán, la Unión Europea y el Grupo 5+1 al término de los diálogos nucleares, 14 de julio de 2015.

 

En alusión a la política de Estados Unidos sobre Irán, el Líder recuerda que el Gobierno estadounidense siempre ha adoptado un enfoque basado en la enemistad y la creación de perturbaciones, y que “es improbable que trate de otra manera en el futuro”.

A este respecto, revela haber recibido dos cartas del presidente estadounidense en las que se destacaba la falta de intención de Washington de derrocar a la República Islámica.

Sin embargo, continúa, el fomento estadounidense de conflictos internos, su ayuda financiera a los opositores a la República Islámica, sus amenazas militares y nucleares “desvelan las verdaderas intenciones de los líderes de Estados Unidos”.

“Los analistas políticos y las opiniones públicas de la mayoría de las naciones pueden entender claramente que la causa de esta interminable enemistad radica en la naturaleza e identidad de la República Islámica de Irán, surgida de la Revolución Islámica”, enfatiza.

A juicio del Líder iraní, mientras Irán continúe oponiéndose al imperialismo y al sistema hegemónico mundial, resistiendo ante sus demandas excesivas y ataques contra otras naciones, y defendiendo a la nación palestina ante el régimen de Israel, la enemistad del país norteamericano con la República Islámica será “inevitable”.

En este sentido, hace alusión el Líder a la política de doble rasero de Estados Unidos en los diálogos nucleares con el país persa, y a su evidente inclinación hacia las posturas del régimen de Israel; y señala que, con el inicio de los diálogos con Irán, Washington “no buscaba solucionar (el caso nuclear iraní) de manera justa, sino ayudar al avance de sus objetivos hostiles contra la República Islámica”.

En otra parte de la misiva, el Líder menciona algunos puntos dudosos del JCPOA y propone consideraciones complementarias para su aplicación, con el fin de evitar posibles perjuicios al país tanto en la actualidad como en el futuro.

En primer lugar, destaca, resulta imprescindible que se ofrezcan garantías sólidas y suficientes para evitar posibles fallos de la contraparte: “En el anuncio (que hagan) la Unión Europea y el presidente de Estados Unidos se deberá precisar que las sanciones quedan levantadas por completo. Cualquier declaración en el sentido de que se conservará la estructura de las sanciones constituye una violación del JCPOA”.

“En todo el periodo de ocho años, la imposición de cualquier sanción, a cualquier nivel, por cualquier razón (como posibles pretextos espurios y ya repetitivos sobre terrorismo o derechos humanos) y por parte de cualquiera de los implicados en los diálogos constituirá una violación del JCPOA (…) y el Gobierno deberá detener todas las actividades del JCPOA”, añade.

Eٍl ayatolá Jamenei recalca que Irán debe aguardar al informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el cierre del expediente relacionados con posibles dimensiones militares (PMD, por sus siglas en inglés) actuales y pasadas del programa de energía nuclear iraní para dar sus dos siguientes pasos.

El primero, renovar el reactor de agua pesada de Arak solo después de proveerse un plan de sustitución con garantías de llevarlo a la práctica. El segundo, la venta a países extranjeros de uranio enriquecido solo se iniciará tras recibir garantías suficientes, y se realizará de manera paulatina y por etapas, dispone el Líder.

A continuación, el ayatolá Jamenei pide a la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI) que prepare el terreno para la investigación y el desarrollo del programa de energía nuclear en diferentes dimensiones.

Recalca además el rechazo de principio a toda interpretación de la contraparte de los puntos dudosos del JCPOA, ante los cuales “la referencia (para Irán) será el texto de los diálogos”, y solicita que se forme una delegación que supervise el proceso de aplicación del Plan.

Primera reunión de la Comisión Conjunta compuesta por representantes de Irán y el Grupo 5+1 en Viena, capital austríaca, 19 de octubre de 2015.

 

Fue el pasado 14 de julio cuando Irán y el Grupo 5+1 —conformado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— concluyeron los diálogos sobre el programa de energía nuclear iraní y fijaron el JCPOA.

tas/mla/hnb

Comentarios