• El embajador iraní ante las organizaciones internacionales en Viena, Kazem Qarib Abadi, en una rueda de prensa, 10 de julio de 2019.
Publicada: jueves, 26 de septiembre de 2019 23:03
Actualizada: jueves, 3 de octubre de 2019 22:34

Irán corrobora el informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el proceso de instalación de nuevas centrifugadoras en la planta de Natanz.

Así lo ha indicado el jueves el embajador iraní ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena, capital de Austria, Kazem Qarib Abadi. Asimismo, ha indicado que las líneas de investigación y desarrollo en Natanz (centro de Irán) realizan preparativos para instalar nuevas centrifugadoras de varios tipos.

“Según el informe, las cadenas de 10 y 20 centrifugadoras tipo IR-6 y la cadena de 20 centrifugadoras tipo IR-4 estaban enriqueciendo uranio o están listas para acumular uranio enriquecido”, ha informado Qarib Abadi.

Qarib Abadi ha refutado ciertas partes del informe de la AIEA, según las cuales, Teherán ha violado el acuerdo nuclear de 2015 —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), y ha recordado que la AIEA solo debe enfocarse en las realidades técnicas y no emitir juicios.

LEER MÁS: “No se puede preservar al pacto nuclear solo a costa de Irán”

LEER MÁS: Rohani: Irán no puede ser el único socio comprometido con el pacto nuclear

El funcionario persa ha destacado que el plan de Teherán está relacionado con el uso del programa de I+D para centrifugadoras de nueva generación, que son mucho más rápidas y eficientes que las usadas hasta ahora (IR-1).

Según el informe, las cadenas de 10 y 20 centrifugadoras tipo IR-6 y la cadena de 20 centrifugadoras tipo IR-4 estaban enriqueciendo uranio o están listas para acumular uranio enriquecido”, dice el embajador iraní ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena, capital de Austria, Kazem Qarib Abadi.

 

Después de que EE.UU. abandonara el PIAC, Irán esperó un año antes de tomar medidas, dando así una oportunidad al resto de los firmantes del acuerdo para salvarlo. Pero dado que Europa no ha adoptado medidas prácticas, el país persa decidió en mayo actuar en reciprocidad y, conforme a los artículos 26 y 36 del mismo pacto, reducir progresivamente algunos de sus compromisos y forzar a sus socios europeos a asumir sus obligaciones. 

En concreto, Irán ha dado hasta ahora tres pasos para reducir sus compromisos nucleares: primero, suspendió la venta de uranio enriquecido y el excedente de agua pesada —como lo establecía el pacto— y, segundo, aumentó el enriquecimiento de uranio por encima de los niveles acordados en el acuerdo, es decir, el 3,67 %.

Como tercer paso, Teherán activó el sábado una cadena de 20 centrifugadoras IR4 y de 20 centrifugadoras IR6.

alg/ncl/mjs