• Niños sirios en el norte de la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, 22 de mayo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 8 de junio de 2020 14:28
Actualizada: lunes, 8 de junio de 2020 15:20

Estados Unidos confiesa que quiere el colapso de Siria y para ello se vale de medidas ilegales que violan los derechos humanos y las leyes internacionales.

James Jeffrey, el enviado especial de Estados Unidos para Siria, afirmó el domingo que los altos precios de los productos básicos en Siria y la devaluación de la libra siria son el resultado de las medidas aprobadas por Washington, que constituyen una violación flagrante de los derechos humanos e internacionales.

“El colapso de la moneda siria es por nuestras medidas”, dijo Jeffery, a pesar de que la abrumadora mayoría de los países del mundo consideran esas medidas como inhumanas e inmorales, según indica la agencia siria oficial de noticias SANA.

El diplomático estadounidense también alegó que las medidas ilegales de la Administración de Donald Trump están destinadas a alcanzar un “proceso político” en Siria, aun cuando todas estas restricciones violan la Carta de las Naciones Unidas y las leyes internacionales.

 

Entre otras medidas coercitivas de EE.UU., SANA se refirió a la Ley César, anunciada en diciembre pasado, la cual autoriza la imposición de sanciones adicionales al presidente sirio, Bashar al-Asad, y a los altos dirigentes del país, así como a las entidades financieras sirias y sus colaboradores extranjeros.

Las afirmaciones de Jeffrey se producen después de que el portal estadounidense International Business Times (IBT) en un informe publicado en mayo pasado confirmó que el inquilino de la Casa Blanca había ordenado la quema de cultivos agrícolas en Siria para privar al pueblo de sus recursos y firmó una orden ejecutiva para que sus fuerzas en el país árabe saquearan el petróleo en cooperación con los terroristas.

El primer ministro de Siria, Imad Jamis, denunció el domingo la escalada del bloqueo comercial, económico y financiero impuesto por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, con la intención de empobrecer a los sirios.

ftn/ctl/mrz/rba