• El presidente de Ecuador, Rafael Correa.
Publicada: martes, 14 de junio de 2016 5:09
Actualizada: miércoles, 10 de mayo de 2017 7:13

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denuncia que nuevos agentes de la CIA operan desde la ciudad de Miami (sur de EE.UU.) para desestabilizar el Gobierno del país andino.

Vinieron otros, con nuevas estrategias, como financiamiento masivo para opositores del Gobierno, y que se quedan en Miami para evitar expulsiones”, manifestó Correa a través de su cuenta en la red social Twitter.

El mandatario ecuatoriano defendió, además, la investigación llevada a cabo por la cadena Telesur (con sede en Caracas, capital venezolana) sobre la injerencia de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, en inglés) en Ecuador.

Se refería a un informe de la referida cadena que a principios del mes reveló una red de políticos, militares retirados y periodistas ecuatorianos que presuntamente estarían vinculados a una nueva red de la CIA para desestabilizar las políticas del Gobierno de Quito.

El alusión a la conocida espía Leila Hadad Pérez, quien constituyó una agencia de reclutamiento de personas afines a los intereses de EE.UU., Correa confirmó que Leila Hadad, agente de la Unidad de Operaciones Especiales Swat y jefa de la CIA en Ecuador, fue expulsada de ese país en 2008.

Vinieron otros, con nuevas estrategias, como financiamiento masivo para opositores del Gobierno, y que se quedan en Miami para evitar expulsiones”, dijo el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Recalcó además que los opositores ecuatorianos viajan a Miami pretextando participar en conferencias con la intención de reunirse con los agentes de la citada agencia estadounidense.

Por otro lado, hizo hincapié en prohibir la participación de los dirigentes opositores como Guillermo Lasso, que tienen parte de su capital en paraísos fiscales, en las elecciones de 2017.

“Dicen que prohibir su participación sería golpe de estado ¡Vaya disparate! Ya no tienen ni recato. La consulta daría un año de plazo para que saquen capitales y empresas de paraísos fiscales. No se busca impedir participación de nadie, se busca un poco de ética y coherencia”, explicó.

ftn/rha/nal