• El comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami.
Publicada: miércoles, 7 de agosto de 2019 18:07
Actualizada: jueves, 8 de agosto de 2019 15:19

Un alto mando persa afirma que la seguridad de las fronteras es una línea roja para las Fuerzas Armadas de Irán, por tanto, a cada agresión, cada respuesta.

“Las Fuerzas Armadas de Irán están dispuestas en todas las circunstancias a defender las fronteras y salvaguardar la integridad territorial del país, y responderán de manera contundente a cualquier agresión foránea”, ha subrayado este miércoles el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami.

Durante una visita a las fronteras occidentales del país persa, en la provincia de Kermanshah, el alto mando militar persa ha insistido en que “la seguridad de las fronteras es una línea roja para las Fuerzas Armadas del país”.

El CGRI lleva a cabo patrullas conjuntas con los guardias fronterizos en todas las zonas limítrofes iraníes, incluidas las del oeste, donde la República Islámica comparte largos kilómetros con Irak, país azotado por la guerra.

Las Fuerzas Armadas de Irán están dispuestas en todas las circunstancias a defender las fronteras y salvaguardar la integridad territorial del país y responderán de manera contundente a cualquier agresión foránea”, ha subrayado el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el general de división Hosein Salami.

 

En los últimos años, las Fuerzas Armadas iraníes han desarticulado decenas de bandas y células terroristas en las fronteras con Irak.

Además, las Fuerzas Armadas iraníes han reforzado las fronteras marítimas del país en el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, en medio del aumento de tensiones con Estados Unidos y el Reino Unido.

La tensión entre Teherán y Washington se agudizó el 20 de junio luego de que las Fuerzas Armadas iraníes derribaran, en legítima defensa, un avión no tripulado espía estadounidense que se había adentrado en el espacio aéreo del país cerca del estrecho de Ormuz.

Determinado a garantizar la seguridad de las vías navegables, Irán incautó además el 19 de julio el petrolero británico Stena Impero en el estrecho de Ormuz por “ignorar las normas y reglamentos marítimos internacionales”.

Las autoridades iraníes han considerado estos dos incidentes una demostración de fuerza y una clara advertencia dirigidas a los enemigos del país.

Este miércoles, el portavoz del CGRI, el general de brigada Ramezan Sharif, ha dicho, a su vez, que el derribo del dron espía estadounidense y la captura del buque cisterna británico pusieron en evidencia la debilidad de los enemigos de Irán ante el mundo.

“La arrogancia mundial, encabezada por Estados Unidos, ha aumentado su retórica belicista contra Irán en los últimos años para crear descontento en la sociedad [iraní], pero el abatimiento de la aeronave estadounidense y la confiscación del petrolero británico demostró cuán débil son los enemigos de Irán”, ha subrayado Sharif.

LEER MÁS: Irán: Enemigos deben tener cuidado de no cometer errores

ftm/ncl/rba

Comentarios