• Dron espía estadounidense modelo RQ-4 Global Hawk
Publicada: jueves, 20 de junio de 2019 2:00
Actualizada: jueves, 20 de junio de 2019 20:58

La División Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán ha derribado un dron espía agresor de EE.UU. en el sur del país persa.

“A primeras horas de esta madrugada (jueves), un dron espía estadounidense modelo Global Hawk fue atacado y derribado por la Fuerza Aeroespacial del CGRI tras violar el territorio de la República Islámica en la región frente a la localidad de Kuhmobark, sita en la provincia de Hormozgan”, reza un comunicado del cuerpo militar iraní, publicado este jueves.

Esta operación se produce en línea con las reiteradas advertencias de las autoridades militares iraníes de que dará una “respuesta fuerte en un tiempo mínimo” a cualquier violación a la soberanía y seguridad del país.

Hasta el momento, el Departamento de Defensa de EE.UU: (Pentágono) no se ha pronunciado sobre el derribo de la aeronave. No obstante, el capitán William Urban, portavoz principal del Mando Central de Estados Unidos (Centcom, por su acrónimo en inglés) —considerado grupo terrorista por Irán—, ha alegado que “no hubo ningún dron sobre el territorio iraní”.

LEER MÁS: Irán dará duro golpe a cualquier intento contra su seguridad

LEER MÁS: “CGRI y Ejército iraní, listos para dar respuesta dura a EEUU”

A primeras horas de esta madrugada (jueves), un dron espía estadounidense modelo Global Hawk fue atacado y derribado por la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) tras violar el territorio de la República Islámica en la región frente a la localidad de Kuhmobark, sita en la provincia de Hormozgan”, reza un comunicado del cuerpo militar iraní, publicado este jueves.

El RQ-4 Global Hawk dispone de tecnología de gran precisión para vigilar las posiciones enemigas y dar seguimiento a los objetivos, para lo cual está provisto de un radar de apertura sintética que puede penetrar fácilmente en zonas cubiertas por nubes, e incluso por tormentas de arena.

Además, es capaz de operar a gran altitud y durante largos periodos de permanencia en el aire. Su techo operativo le permite en concreto alcanzar los 20 000 metros de altura, desde donde pueden tomar imágenes nítidas de los movimientos de una persona, por ejemplo, y puede permanecer en el aire durante más de 32 horas seguidas.

En diciembre de 2011, la Unidad de Guerra Electrónica del Ejército iraní derribó un avión de reconocimiento no tripulado estadounidense modelo RQ-170 Sentinel, sin causar al aparato daños significativos, cuando volaba sobre la ciudad de Kashmar (este de Irán), a unos 225 kilómetros de la frontera con Afganistán, desde donde hizo su ingreso al espacio aéreo iraní.

La violación del dron estadounidense del cielo persa tiene lugar en momentos de alta tensión en la región del Golfo Pérsico, por las amenazas y medidas de Estados Unidos, entre ellas aumento de su presencia militar en Oriente Medio.

 

Ante tal situación, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha descartado la posibilidad de que estalle una guerra, y ha atribuido la atmósfera actual a la “adicción” de los responsables norteamericanos hacia la retórica amenazante.

Las Fuerzas Armadas iraníes, a su vez, han reafirmado estar preparadas para contrarrestar una posible agresión foránea, si bien, advierten de que cualquier medida de EE.UU. contra Irán encenderá todo el oeste de Asia.

myd/ncl/ftn/hnb

Comentarios