• Los presidentes de China, Xi Jinping (dcha.) y de Panamá, Juan Carlos Varela, se estrechan la mano durante una visita en Pekín, la capital china, 17 de noviembre de 2017.
Publicada: martes, 10 de julio de 2018 0:04
Actualizada: martes, 10 de julio de 2018 2:31

China y Panamá comienzan a negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el que Pekín trata de expandirse en América Latina, haciendo saltar alarmas en EE.UU.

Las delegaciones económicas de China y Panamá han celebrado este lunes la primera ronda de negociaciones en Ciudad de Panamá (capital) y las continuarán hasta el viernes, ha informado a los periodistas el ministro panameño de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena.

El responsable panameño ha defendido el nuevo acuerdo y asegurado que tendrá “muchísimas ventajas” para ambas naciones. “Atraer inversión china, posicionarnos como la puerta de entrada de esos productos e inversiones chinas a toda la región, es uno de los principales focos que ambos países hemos definido como principios fundamentales en la negociación”, ha indicado Arosemena.

El embajador chino en Panamá, Wei Qiang, por su parte, ha afirmado que un TLC con Panamá facilitará “la mayor presencia de China en la región latinoamericana”.

El gigante asiático, conforme a su canciller, Wang Yi, busca en Panamá una “conexión” para ampliar su presencia comercial y diplomática en América Latina; lo que naturalmente no va a agradar a EE.UU.

Atraer inversión china, posicionarnos como la puerta de entrada de esos productos e inversiones chinas a toda la región, es uno de los principales focos que ambos países hemos definido como principios fundamentales en la negociación”, ha indicado el ministro panameño de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena.

 

China ha intentado aprovechar el vacío que ha dejado la salida unilateral de EE.UU. —anunciada por el presidente Donald Trump —del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) para desarrollar su cooperación económica con América Latina.

Washington, inmerso en una disputa comercial por tarifas arancelarias con Pekín, considera al gigante asiático un “enemigo” de sus intereses nacionales en América Latina y, pese a sus esfuerzos para mostrar a su rival como un “depredador” de la región, no ha logrado disminuir la dimensión actual de los vínculos económicos y geopolíticos entre el hemisferio sur y China.

ftm/ncl/zss/hnb

Commentarios