• El secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, habla en la VIII Cumbre de las Américas celebrada en Lima, capital peruana, 13 de abril de 2018.
Publicada: domingo, 15 de abril de 2018 1:45
Actualizada: domingo, 15 de abril de 2018 7:07

Estados Unidos trató de convencer a los líderes, reunidos en Perú en el marco de la VIII Cumbre de las Américas, de que es un “socio confiable y prioritario” para América Latina, y que China no es solo un “enemigo” para los intereses de Washington sino un “depredador” de esta región.

Esta tarea —presentar la estrategia regional del país norteamericano a los países de la región— la encomendó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su secretario de Comercio, Wilbur Ross, quien lo representó en la cumbre hemisférica que ha concluido este domingo en la capital peruana de Lima.

En un encuentro casi privado con siete periodistas en Lima, Ross mostró el enorme interés de la Casa Blanca de dejar en claro que su guerra es con China y no con los países latinoamericanos. EE.UU. tiene un “problema muy serio con China pero ninguno con Latinoamérica”, dijo.

El también exbanquero conocido por la reestructuración de compañías quebradas o en dificultades en industrias del acero y el carbón insistió en que no se debe temer a una guerra comercial y advirtió de las consecuencias que esa confrontación entre EE.UU. y China tendría para los países de la región y para el resto del mundo. De hecho, Washington y Pekín están inmersos en una disputa comercial por tarifas arancelarias

Cuando se miran los números, ellos (chinos) están concentrados en comprar materias primas, nosotros productos acabados, que crean mucho más empleo. El 79 % de nuestras compras en Latinoamérica son manufacturas. Nosotros exportamos más a la región que a China. Esta región es clave desde el punto de vista económico e histórico para EE.UU.”, dice el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross. 

 

Adujo también que China es “el país más proteccionista del mundo” y recalcó a su vez que “China y la Unión Europea (UE) tienen muchas más barreras que EE.UU. en relación a aranceles de productos importados a sus territorios.

“Cuando se miran los números, ellos (chinos) están concentrados en comprar materias primas, nosotros productos acabados, que crean mucho más empleo. El 79 % de nuestras compras en Latinoamérica son manufacturas. Nosotros exportamos más a la región que a China. Esta región es clave desde el punto de vista económico e histórico para EE.UU.”, señaló el secretario de Comercio.

Con este planteamiento, Estados Unidos se resiste a ver la realidad de la dimensión actual de los vínculos económicos y geopolíticos entre América Latina y China. A día de hoy, Washington aun cree que Latinoamérica es y seguirá siendo un lugar que históricamente controla, sin percibir la importancia del intercambio comercial de la región con China.

krd/ncl/hgn/mkh

Comentarios