• La primera ministra de Bangladés, Sheij Hasina, habla en la 74.ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), 27 de septiembre de 2019.
Publicada: sábado, 28 de septiembre de 2019 18:06
Actualizada: lunes, 30 de septiembre de 2019 6:23

Bangladés alerta de que la crisis de los refugiados rohingyas debido a la represión de Myanmar es insostenible y que se está convirtiendo en una amenaza regional.

En su discurso ante la 74.ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), la premier de Bangladés, Sheij Hasina, advirtió el viernes sobre la congestión de los campos de refugiados y que la crisis que involucra a los refugiados de esta minoría musulmana está yendo más allá de los campamentos.

Peligra la sanidad y la seguridad en la zona, señaló, y por ello instó a las autoridades de Myanmar (Birmania) a tomar medidas concretas para el retorno seguro de los rohingyas.

“Insto a la comunidad internacional a comprender la insostenibilidad de la situación. [...] La crisis ahora va más allá de los campamentos. A pesar de todos nuestros esfuerzos por contenerlo, la crisis se está convirtiendo en una amenaza regional”, dijo.

Insistió, asimismo, en que la comunidad internacional debe abordar la raíz del problema y garantizar que el Ejército birmano rinda cuentas por las violaciones de los derechos humanos y las atrocidades contra los rohingyas.

LEER MÁS: ONU insta al mundo a poner fin al apoyo al Ejército de Myanmar

Insto a la comunidad internacional a comprender la insostenibilidad de la situación. [...] La crisis ahora va más allá de los campamentos. A pesar de todos nuestros esfuerzos por contenerlo, la crisis se está convirtiendo en una amenaza regional”, dijo la premier de Bangladés, Sheij Hasina, en su discurso ante la 74.ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

 

Tras denunciar que Bangladés está soportando la peor parte de una crisis que Myanmar ha provocado, Sheij Hasina repitió que ellos mismos deben resolver el problema, aunque, en su opinión, la única solución a esta crisis es el regreso voluntario de los refugiados a sus hogares en el estado de Rajine (oeste) en condiciones de seguridad.

LEER MÁS: Rohingya en Bangladés están inquietos por planes de repartición

La violencia contra los rohingyas del Ejército y las tribus budistas se intensificó en agosto de 2017. Miles de musulmanes fueron asesinados y más de 700 000 sobrevivieron huyendo del país.

Muchas organizaciones pro derechos humanos han condenado la mortífera represión de los rohingyas y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) habla de “limpieza étnica”.

msm/nii/

Comentarios