• Refugiados rohingyas cruzan en una balsa un río entre el estado birmano de Rajine y Bangladés.
Publicada: martes, 6 de marzo de 2018 9:37
Actualizada: martes, 6 de marzo de 2018 18:35

La ‘limpieza étnica’ de los musulmanes rohingyas en Myanmar continúa con una campaña de terror y de hambruna organizada por los militares birmanos para obligarlos a huir hacia Bangladés, denuncia el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH).

“La limpieza étnica de los rohingyas de Birmania (Myanmar) sigue”, ha afirmado este martes Andrew Gilmour, secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, tras visitar un campo de refugiados en Bangladés, donde cientos de miles de rohingyas buscaron refugio desde que comenzó la ola de violencia en agosto pasado.

Más de 688 000 musulmanes rohingyas han huido al vecino Bangladés debido a una campaña sistemática de asesinatos en masa, violaciones e incendios provocados. Una situación calificada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de “un ejemplo de limpieza étnica”.

Gilmour ha explicado de que cientos de rohingyas siguen cruzando la frontera entre el estado occidental de Rajine con Bangladés cada semana, porque “la naturaleza de la violencia ha cambiado (…) hacia una campaña de terror de baja intensidad y hambruna forzada que parece estar diseñada para empujar a los rohingyas que quedan en sus casas hacia Bangladés”, agrega.

La limpieza étnica de los rohingyas de Birmania (Myanmar) sigue”, afirma el secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour.

 

El alto funcionario de la ONU ha criticado al gobierno birmano, porque dice que está preparado para el regreso de los refugiados rohingyas, pero persiste la violencia. Asegura que en las condiciones actuales “el retorno seguro, digno y sostenible es imposible”.

En cambio, ha alabado la respuesta humanitaria de Bangladés y de los organismos internacionales en la atención de los rohingyas, si bien ha alertado de los “devastadores efectos” que el inicio de la temporada de lluvias puede tener en los campos de refugiados.

Las fuerzas de seguridad de Myanmar atacan a los musulmanes rohingyas e incendian sus aldeas en un intento por expulsarlos del estado de Rajine, en medio del mutismo de la líder ‘de facto’ de Myanmar y Nobel de la Paz 1991, Aung San Suu Kyi.

krd/nii/

Comentarios